Como usuarios de internet, el mayor reto al que nos enfrentamos es mantener nuestros datos y dispositivos libres y seguros de ataques. A diferencia de décadas pasadas, en la actualidad nuestros teléfonos móviles, tabletas y ordenadores almacenan la mayor parte de nuestra información privada, y que podría ponernos en peligro (o a alguien de nuestro círculo) si llegase a caer en malas manos.

Afortunadamente, así como hay peligros en internet, también existen multitud de herramientas desarrolladas con la tarea específica de protegernos. Asimismo, como usuarios, también podemos llevar a cabo algunas acciones para proteger nuestra información personal, y el bienestar de nuestros dispositivos.

Internet está lleno de scripts y programas creados específicamente para rastrear tus movimientos. Desde las cookies de seguimiento, hasta la huella digital de tus dispositivos. Toda esta información podría resultar muy valiosa para aquellos que quieran sacar algo de provecho a tus datos más privados.

Entonces, ¿cómo protegerse de estos peligros?

Existen algunos métodos que puedes seguir para asegurar tu protección al navegar por internet. Si quieres asegurar la privacidad de tus dispositivos y, por ende, de tus datos, aquí te dejamos algunas ideas que debes tomar en cuenta para lograrlo.

1. La más básica: mantén tus dispositivos actualizados

Periódicamente, las compañías lanzan actualizaciones para ayudar a mantener sus dispositivos al día. Sin importar el sistema operativo, encontramos nuevas versiones que, además de contar con novedades visuales y de rendimiento, también se encargan de crear un entorno más seguro para el usuario.

Así, si quieres mantener la privacidad de tus datos intacta, lo primero será actualizar todos tus dispositivos hasta la última versión disponible. De esta forma, te asegurarás de tener los parches más recientes, que cubren las últimas amenazas registradas por las compañías. Sin importar si tienes Android, iOS, Windows, macOS o Linux; busca la última versión para el modelo de tu terminal y actualiza cuando tengas la oportunidad.

2. Usa conexiones Wi-Fi protegidas y confiables

Una de las formas más sencillas para los ciberdelincuentes es entrar a tu información privada a través de conexiones no seguras. Para evitar correr peligro, lo mejor es no usar estas redes para acceder a información que pueda contener contraseñas, información bancaria o datos privados de ningún tipo. Si no te queda más remedio que usarla, asegúrate de contar al menos con una red VPN que te ayude a enmascarar tus datos y mantenerlos seguros.

3. Ojo a los remitentes de correos y mensajes

Poco después de haber sufrido el robo de mi iPhone, mágicamente comencé a recibir mensajes que aseguraban ser de Apple. Así, me comentaban que mi dispositivo había sido encontrado, o que había emitido un sonido, y adjuntaban un enlace a una supuesta web de iCloud para ver su ubicación en el mapa. Esta es la definición de phishing.

¿Qué es el phishing? Se trata de un modus operandi que, a través de correos, mensajes de texto y enlaces que se hacen pasar por una institución o servicio, buscan obtener información privada de sus víctimas, como las contraseñas a sus correos o el mismo servicio por el que se hacen pasar.

Por esto, antes de hacer clic en cualquier enlace, primero asegúrate de revisar el remitente y confirmarlo mediante una búsqueda en internet. Incluso así, es mejor acceder directamente a tu cuenta desde la web oficial, antes de hacer clic en enlaces recibidos por mensajes o correos electrónicos.

4. Genera contraseñas seguras y activa la verificación en dos pasos

Es recomendable usar una contraseña distinta para cada app y servicio en el que te registre. Sí, sabemos que a largo plazo esto sería un dolor de cabeza. Afortunadamente, los móviles y navegadores actuales siempre te ofrecen una contraseña bastante segura a nivel de estructura, y también te permite guardarlas en sus servicios de llavero para que no tengas que memorizar un montón de letras y número sin sentido.

Por otro lado, la verificación en dos pasos o doble factor de autenticación (2FA) también te permitirá mantener la privacidad de tus cuentas. Con esta función, deberás confirmar tu identidad a través de un dispositivo, correo electrónico o mensaje de texto, cada vez que inicies sesión en el servicio. Así, se añade una capa extra de protección a la clásica contraseña.

5. Usa Incogni para limpiar tu huella digital y asegurar tu privacidad

En una era en la que las compañías están generando dinero con tu información personal, herramientas como Incogni se valoran en gran medida.

Pero, ¿qué es Incogni exactamente? Se trata de un servicio totalmente automatizado, con el cual puedes tener poder de decisión sobre la información que se muestra sobre ti en internet. Así, si ha habido alguna filtración de datos donde se incluyan los tuyos, o alguna compañía esté negociando con tu información, puedes parar esta situación de forma definitiva.

Incogni puede saber si alguna de estas compañías tiene tu información privada en su posesión. Posteriormente, se pondrán manos a la obra para eliminarla, basándose en el derecho al olvido que todos los usuarios de internet poseen, pero que nadie realmente suele usar.

Por supuesto, con eliminar tu información de internet no basta. Muchas empresas corredoras de datos seguirán recabando información sobre ti, y almacenándola nuevamente. Así, el ciclo se vuelve uno sin fin. No obstante, si cuentas con una suscripción a Incogni, esta información será constantemente verificada y eliminada sin que tengas que mover ni un solo dedo. Si no quieres convertirte en una víctima más de tráfico de datos, o quieres dejar de ser una, la solución es sencilla: Incogni.

Además ahora, aprovechando las ofertas del Black Friday, tienes un descuento del 60% usando el código INCOGNI60. Así, podrás estar completamente protegido y vivir tranquilo por un precio increíble.

Deja un comentario

Deja tu comentario