Avatar 2 está a la vuelta de la esquina. La nueva entrega de James Cameron, demorada casi por una década, es una de las promesas para el cine de 2022. También para el sector de los efectos especiales y la ciencia ficción. Sin embargo, ha sido tal la expectación que Avatar: el camino del agua se enfrenta a un problema importante. Para ser rentable, tendrá que superar el récord de su antecesora. La buena noticia –al menos para James Cameron– es que, probablemente, lo conseguirá.

La primera película de Avatar tuvo un coste de 237 millones de dólares. Su taquilla sigue siendo, de lejos, la que más ha recaudado en sus casi 10 años de vida. 2.922 millones de dólares en todo el mundo. Una cifra que, sin quitarle mérito, ha ido superando a nuevos estrenos –incluido Avengers: Endgame– con nuevas salidas en cines y retiradas simultáneas de plataformas streaming.

Sea como sea, Avatar 2 tiene la misión de superar a la primera. No hay cifras sobre la mesa, pero ya se sabe que ha sido más cara. Mucho más. Por lo que tendrá que trabajar muy a fondo su presencia en cartelera. Algo en lo que James Cameron sigue siendo un experto; después de todo, lleva una década cocinando la expectación de la continuación de Avatar. El objetivo es ambicioso para sus primeros días teniendo en cuenta el estado actual de los cines y la economía. Debe ingresar unos 2.100 millones de dólares para considerarse rentable. A partir de ahí, todo serán ganancias. Bastante más que los 1.486 millones de dólares que Top Gun: Maverick logró con su estreno mundial. Considerado un éxito para un precario 2022 en los cines.

Avatar 2 ha logrado lo que otros nunca pudieron

Sin embargo, Avatar 2 ha conseguido algo que otros estrenos del no habían logrado. Algo que podría ser la solución perfecta a los futuros problemas de caja. Por un lado, tiene de su lado a la maquinaria publicitaria de Disney, que ya ha encendido las máquinas para hacer de Avatar: el camino del agua el estreno de las Navidades. Por otro, también ha logrado que la película se estrene –al mismo tiempo que en el resto del planeta– en el país más rentable. Contra todo pronóstico, y según adelanta Variety, el título de James Cameron hará su debut en China.

Es algo realmente sorprendente teniendo en cuenta que en los últimos meses, China ha subido el tono de su nivel de censura. Rechazando la mayor parte de los títulos norteamericanos por la llamada conquista occidental, también ha rechazado cualquier matiz que haga referencia al colectivo LGTBIQ+ o de contenido sexual. Por lo visto, Avatar: el camino de agua ha pasado la criba.

El próximo 16 de diciembre, Avatar 2 se estrenará en los cines de China. Sin demoras como en otros títulos que han tenido que esperar semanas, e incluso meses, a poder verse en las grandes pantallas asiáticas.

No es una sorpresa, en cualquier caso. Pese a la protección china de sus propios títulos, Avatar causó furor en su estreno en 2010. Fue la primera película en alcanzar los 139 millones de dólares de recaudación en el país, donde cada relanzamiento del título ha seguido triunfando. Y Cameron tiene mucha fe en el mercado chino. De salir bien, el director se asegura su objetivo de llegar al estreno de Avatar 5. De no cumplirse la taquilla, muy probablemente la historia se quedará en Avatar 3, que se estrenará en cines el 20 de diciembre de 2024.

Avatar: el camino del agua se estrenará el próximo 15 de diciembre de manera exclusiva en cines. Durante los primeros días ya podremos hacernos una idea de si triunfará o no en la taquilla internacional.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario

  1. Chequeen mejor sus fuentes. Avatar 2 no necesita recaudar 3 mil millones para ser rentable, proque eso implicaría un presupuesto equivalente a la mitad (aproximadamente), lo cual NO es el presupuesto que le dieron, y además sería un presupuesto imposible de conseguir para una sola película; ningún estudio estaría dispuesto a dar tanto dinero por una sola película. Para hacer las siguientes 4 secuelas le dieron a Cameron 1000 millones. PARA LAS 4 PELÍCULAS. Dejen de copiar y pegar artículos amarillistas.