La alineación de personajes que protagonizarán Thunderbolts generó controversia. No pocos seguidores reconocieron que en esa formación no abunda un factor clave de la fundación de ese grupo: la maldad. Si bien varios de los integrantes tienen un pasado turbio, su presente dentro del Universo Cinematográfico de Marvel es mucho más positivo que negativo. 

Entonces, esa realidad fue contrastada con el relato que se puede encontrar en los cómics. En la obra escrita, este grupo ha estado definido por formaciones en las que predomina el lado oscuro de estos personajes. Por tanto, hubo un choque entre ambas propuestas. No es la primera vez que esto ocurre dentro del Universo Cinematográfica de Marvel. Al ser una adaptación narrativa, es posible que se tomen distintas libertades. 

De momento, una de las más evidentes es la ausencia del Barón Zemo, interpretado por Daniel Brühl. Cuando el susodicho reapareció en Falcon y el Soldado del Invierno, se interpretó que su regreso tendría relación directa con la conformación eventual de los Thunderbolts. Sin embargo, parece que su rol será ocupado, al menos hasta este momento, por la Contessa Valentina, encarnada por Julia Louis Dreyfus.

El origen de los Thunderbolts

La presentación de los Thunderbolts se produjo, dentro de los cómics, en El increíble Hulk número 449, editado en enero de 1997. Los autores de la obra fueron Kurt Busiek y Mark Bagley. La esencia de este grupo de villanos es la búsqueda de redención, exculpar viejos pecados a través de misiones que, quizá, un grupo con mayor prestigio como Los Vengadores no asumiría. 

Mientras Los Vengadores o Los Defensores pueden ser vistos como faros morales, en términos generales, los Thunderbolts están en la vereda opuesta. Sin embargo, esa característica le permite al grupo ser, desde una perspectiva narrativa, interesantes. Según sea el caso, la historia puede ser rica en matices. Eso último, en el Universo Cinematográfico de Marvel, en ocasiones se reclama en la primera línea de superhéroes. 

La idea fundacional del Baron Zemo cuando agrupó a distintos villanos tenía un fondo oscuro. Era un contexto en el que Los Vengadores y Los 4 Fantásticos habían desaparecido. Entonces, conformó los Thunderbolts con el objetivo de hacerse pasar por héroes, ganar confianza, tener acceso a información secreta que luego usarla con fines delictivos

Los miembros fundadores de Thunderbotls fueron: 

  • Atlas (Goliath)
  • MACH-I (Beetle)
  • Ciudadano V (Helmut Zemo)
  • Meteorito (Moonstone)
  • Pájaro Cantor (Mimi Aulladora)
  • Techno (Fixer)

La selección en el Universo Cinematográfico de Marvel

En oposición a esa formación fundacional, en el Universo Cinematográfico de Marvel aparecen, hasta el momento, los siguientes personajes: 

  • Contessa Valentina, interpretada por Julia Louis Dreyfus.
  • U.S. Agent, encarnado por Wyatt Russell.
  • Red Guardian, interpretado por David Harbour.
  • Yelena Belova, encarnada por Florence Pugh.
  • Taskmaster, asumida por Olga Kurylenko.
  • Ghost, interpretada por Hannah John-Kamen.
  • Soldado de Invierno, encarnado por Sebastian Stan.

Ellos tienen en común un factor: su recorrido como villanos dentro del Universo Cinematográfico de Marvel no fue tan prolongado; algunos, incluso, quizá no podrían ser considerados como tales en la actualidad del relato. Es el caso de Red Guardian, Yelena Belova y el Soldado del Invierno. Si bien se han referido antecedentes relacionado con un pasado turbio, la sensación es que han sido personajes útiles a otras fuerzas, hasta el punto de ser manipulados, como el último de ellos, por el Baron Zemo. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

U.S. Agent, Taskmaster y Ghost sí calzan, de mejor manera, en el concepto de villanos. Aunque todavía pueden quedar dudas sobre ellos. Esa dualidad podría ser clave durante Thunderbolts, de acuerdo con Sebastian Stan. Durante el D23, el actor dijo a ExtraTV

“Tal vez eso es lo que la película va a responder. Siempre es interesante cuando tú, como miembro de la audiencia, quizás tienes que decidir si somos villanos o héroes. Pero creo que eso es lo convincente de la película: es muy poco convencional así. Entonces comienza con la pregunta ‘Quién es realmente el protagonista o el antagonista'”.

El debate sobre las adaptaciones

¿Cuál es el límite entre una adaptación y el respeto hacia la obra que la inspira? Puede que ese sea un debate infinito en el que entran múltiples factores. Las polémicas recientes en relación con Los Anillos de Poder y La casa del Dragón pueden servir como referencia. Fandom y lectores especializados en esas narrativas han saltado al ver cómo se recrea tal o cual personaje. ¿Es esto, en esencia, un pecado?

Las adaptaciones están inspiradas en un universo narrativo. En la mayoría de los casos, no aspiran a calcarlas, a recrearlas de forma exacta. En esto influyen desde las relaciones de coherencia, cuando la historia de uno u otro personaje choca con el contexto en el que llega, por ejemplo, hasta las propias características del formato en el que son representadas: no es lo mismo escribir una historia, pensando en que se cuentan con una cantidad de páginas indefinida para hacerlo, a saber que el relato debe comprimirse en unas dos horas. 

Quizá, en el fondo, se trata de cuestionar cuán convincente o no es esa adaptación, si su desarrollo se corresponde con los pilares planteados dentro de la narrativa; si, como producto, cumple con las bases del entretenimiento y, a su vez, ofrece alguna propuesta más allá de la risa o la diversión; si, como relato, logra un balance con la historia de origen, claro, y a su vez puede aportar una capa diferencial.

Deja un comentario

Deja tu comentario