La cuestión de los hackeos es ya una tónica en el sector de la tecnología. Si Uber con su supuesto ataque de Lapsus$ y GTA VI con su filtración de un game play llevan en el centro de la polémica desde hace unos días, ahora le llega el turno a Revolut. A través de un ataque de a través del cual se accedió a bases de datos. Las mismas que cuentan con datos personales de los clientes, incluyendo datos de tarjetas de crédito.

Según explican, el hackeo no habría llegado a obtener los números PIN y claves de seguridad. De hecho, Revolut apunta a que, pese haber llegado a esa información, el atacante no logró descargar ningún dato. Tampoco habría logrado llegar a ningún fondo ni retirado dinero. Es decir, ha sido atacada, pero ha logrado mantener bajo control la cuestión. Pese a todo, los equipos de investigación lituanos –donde se encuentra la sede de Revolut– ya están trabajando para averiguar el origen del ataque a la fintech.

Confirmado este domingo por la noche, Revolut ya ha declarado que controló el acceso fraudulento. Aseguran, en cualquier caso, que el acceso fue por apenas un corto periodo de tiempo. Una vez controlado, la fintech se puso en contacto con los clientes afectados a través de un mensaje en sus aplicaciones. Simplemente, se les informaba del ataque, pero se aseguraba que no debían hacer nada, puesto que ya estaba controlado.

Concretamente, y según asegura la compañía, se habrían visto afectado un 0,16 % de los usuarios de Revolut. Precisamente los que han recibido el mensaje del ataque phishing. A nivel mundial, habría 50.150 afectados. De ellos, 20.687 estaría en Europa.

Un SMS tuvo la culpa del ataque a Revolut

El ataque a Revolut ha venido de la mano de uno de esos mensajes fraudulentos que son una constante en nuestros dispositivos móviles. Mediante un mensaje a uno de los empleados de Revolut, a través de ingeniería social, se pudo acceder a "las tripas" de la compañía.

Junto con los continuos mensajes falsos de Correos, Banco Santander, BBVA, así como las llamadas aleatorias de Telefónica, Vodafone o cualquier otra compañía que ofrezca servicios a cliente, la situación de la seguridad online es un problema creciente. Ante estas situaciones, lo mejor es no entrar en ningún enlace ni responder con datos personales a ninguna llamada.

Deja un comentario

Deja tu comentario