Este martes, Peiter Zatko, el exjefe de seguridad de Twitter, se presentó a declarar ante el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos por sus recientes acusaciones contra la red social. Entre tantos temas abordados por el especialista, el espionaje resultó de los más candentes. Al punto tal que aseguró que al menos un espía chino se infiltró entre los empleados de la compañía, ante la absoluta indiferencia de los principales ejecutivos.

Durante su testimonio, Zatko mencionó que el FBI lo contactó en la misma semana de su despido y le informó que un agente chino era parte de la nómina de Twitter. De acuerdo con la información obtenida por las autoridades estadounidenses, informaba para el Ministerio de Seguridad del Estado, la principal agencia de inteligencia del gigante asiático.

Al parecer, Twitter no tenía las herramientas necesarias para detectar la posible presencia de agentes de inteligencia internacionales posando como empleados. Pero tampoco le importaba demasiado. El exjefe de seguridad de la red social manifestó que cuando elevó el hallazgo a otro ejecutivo, la respuesta fue: "Bueno, como ya tenemos uno, ¿qué importa si tenemos más? Sigamos haciendo crecer la oficina".

La posible presencia de un espía chino se convirtió en motivo de preocupación y conflicto en la empresa, indicó Peiter Zatko. El especialista explicó que una parte del personal pretendía aprovechar al máximo la oportunidad de generar ingresos a través de anunciantes chinos, mientras que otra ponía reparos ante el impacto negativo que podría traer aparejado el involucramiento con China. Más precisamente, temían que el gobierno chino fuera capaz de acceder a los datos de los usuarios de la plataforma.

Twitter se habría convertido en un blanco muy valioso para las agencias de inteligencia

Logo de Twitter | China

La aparente presencia de agentes de inteligencia internacionales entre los empleados de Twitter no causa demasiada sorpresa. Es que el propio Zatko lo había mencionado en las acusaciones contra la red social que se divulgaron en agosto pasado. Sin embargo, hasta ahora no se había mencionado abiertamente qué países eran los supuestamente involucrados.

Según se conoció después que los documentos del experto llegaran a las autoridades, India presionó a Twitter para insertar a un agente en su staff. El mismo habría tenido acceso a datos sensibles de la red social, debido a sus pobres prácticas de ciberseguridad. Tampoco debemos olvidar que otro empleado fue recientemente condenado por espiar para Arabia Saudí.

Sin embargo, hablar de un posible espionaje de China hace sonar las alarmas todavía más fuerte en Estados Unidos. La guerra comercial entre ambos países, que parece estar revitalizándose, y las tensiones geopolíticas tradicionales, son motivos más que suficientes para una preocupación mayor.

Para Peiter Zatko, Twitter es un blanco muy valioso para cualquier agencia de inteligencia. "Si bien fue inquietante escucharlo [sobre la presencia de un agente chino], muchos otros y yo ya habíamos reconocido el estado del ambiente en Twitter y pensábamos: si no estás colocando agentes dentro de Twitter —porque es muy difícil detectarlos, y es muy valioso para un espía estar allí—, es probable que como agencia de inteligencia extranjera no estés haciendo bien tu trabajo", declaró.

Por el momento, se desconoce si el agente chino detectado por el FBI continúa trabajando en Twitter. La red social tampoco se ha manifestado públicamente al respecto, al menos por ahora.

Deja un comentario

Deja tu comentario