Desde que la sonda Capstone se lanzó a mediados de junio, la NASA no ha podido tener un respiro. Recientemente, la agencia reportó la pérdida de comunicación con la nave, que ya había dejado la órbita terrestre. Afortunadamente, fue encontrada poco después, y todo parecía marchar bien... Al menos hasta días recientes.

La NASA y la Colorado Advanced Space han confirmado que Capstone entró en modo seguro desde el pasado 8 de septiembre. ¿Qué es el modo seguro? Pues no es más que una característica que permite que el sistema del Capstone use solo las funciones más necesarias. Esto también puede encontrarse en ordenadores, y te permite rastrear problemas en tu hardware rápidamente.

¿Qué llevó a la Capstone a entrar en modo seguro? De momento, parece que la respuesta sigue siendo un misterio. Lo único que comenta la NASA es que "El equipo de operaciones de misiones está en contacto con la nave y trabajando en una solución con ayuda de la Red de Espacio Profundo". La conexión con esta última es la forma en la que la sonda puede comunicarse con la Tierra.

Recordemos que Capstone es uno de los primeros pasos en la Misión Artemis. Sí, aquella que promete llevar a los seres humanos a la Luna, y la cual ha estado plagada también de problemas en sus recientes intentos de lanzamiento. ¿Por qué parece tan complicado volver a la Luna si ya estuvimos allí? Existe un motivo, y te lo contamos aquí.

¿Qué consecuencias tiene el problema que experimenta la sonda Capstone?

Cohete de la nave Capstone NASA

La anomalía que ha puesto a la Capstone en modo seguro no ha pasado desapercibida. De hecho, según los representantes de la empresa Colorado Advanced Space, la cual opera la misión, este fallo "provocó que las tasas de orientación del vehículo crecieran más allá de las capacidades de las ruedas de reacción a bordo para controlar y contrarrestar".

Capstone estuvo intentando comunicarse con la NASA unas 24 horas antes de que cualquier telemetría fuese recuperada. En aquel momento, la nave no se encontraba en una configuración estable, no tenía energía positiva y se reiniciaba periódicamente.

Para este momento, aparentemente la nave ha cambiado su estado, mientras el equipo continúa intentando detectar el problema. Ahora, se sabe que la sonda contiene energía positiva. Es decir, sus paneles solares generan más energía de la que se consume. Mientras tanto, el equipo trabaja para mejorar la situación térmica de Capstone, e iniciar una operación de reajuste.

Si la maniobra se realiza con éxito, el vehículo volverá a controlar su orientación, orientando los paneles solares hacia el sol para cargar completamente las baterías de la energía utilizada durante la maniobra.

A continuación, la nave se orientará hacia el suelo y esperará nuevas instrucciones. Estas operaciones de recuperación se seguirán evaluando en los próximos días.

Colorado Advanced Space

Se espera que Capstone llegue a su destino final este próximo 13 de noviembre. Una vez en la órbita lunar, la sonda se dedicará a experimentar con las conductas de navegación y comunicación en nuestro satélite natural. Este procedimiento es una parte clave de la misión Artemis que la NASA ya ha puesto en marcha.

Deja un comentario

Deja tu comentario