Una de las medidas medioambientales anunciadas por Apple con la llegada de los iPhone 12, la de no incluir adaptador en la caja, ha hecho que la compañía se vea obligada a detener la venta de sus smartphones en Brasil. Así lo ha decretado el gobierno del país al considerar que el cargador es un componente clave para los consumidores.

Brasil, además, ha multado a Apple con 2,3 millones de dólares por no cumplir con una de las exigencias del gobierno: permitir a los consumidores obtener un adaptador de forma gratuita con la compra de un iPhone. Es, precisamente, algo que sí ha hecho Samsung con la llegada de sus últimos dispositivos.

Según Reuters, la compañía de Cupertino alegó que la no inclusión del cargador en la caja de los iPhone no es más que una medida medioambiental. ¿El objetivo? Reducir las emisiones de carbono. El gobierno de Brasil, no obstante, reitera que es una "práctica discriminatoria y deliberada contra los consumidores".

Como resultado, ha limitado la venta a aquellos iPhone que sí incluyen el adaptador de carga en su caja, y prohibido, por tanto, la de los iPhone 12 y otros modelos anteriores o posteriores que tampoco llegan con cargador. Es probable, además, que Apple tampoco pueda vender los nuevos iPhone 14. Modelos que, recordemos, podrían anunciarse el próximo día 7 de septiembre, pues estos tampoco llegarán con adaptador.

La ausencia del cargador en la caja de los iPhone, una medida medioambiental

iPhone 13 y iPhone 13 Pro

Apple dejó de incluir el cargador en la caja en los nuevos modelos de iPhone vendidos a partir de 2020. Lo hizo, concretamente, con la llegada de los iPhone 12 y como parte de una de las muchas medidas medioambientales anunciadas por la compañía. Esta consiste en eliminar el mayor porcentaje de plástico posible en sus dispositivos y, a su vez, reducir las emisiones en carbono en el transporte de estos productos. Y es que eliminar el adaptador de la caja también permite reducir las dimensiones de la misma.

La compañía también retiró el adaptador de aquellos dispositivos de generaciones anteriores, pero que fueron ensamblados a partir de 2020. Entre ellos, los iPhone 11 y iPhone SE de segunda generación. Otros fabricantes, como Samsung o Google, también realizaron la misma práctica argumentando motivos medioambientales.

Brasil, sin embargo, siempre se ha mostrado reacia a esta medida. De hecho, a principios de año, un juez de Brasil obligó a Apple a indemnizar a un cliente que denunció que su iPhone no incluía el cargador, considerado por el juez una "pieza esencial", para el correcto funcionamiento del smartphone.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario

  1. Y los mas perjudicados como siempre seran lo usuarios que quieran un iphone ahora pagaran el doble en los mercados negros