Sony anunció ayer que la PS5 subirá de precio en prácticamente todos los mercados en los que se encuentra disponible, con la excepción de Estados Unidos. La noticia causó sorpresa y generó inmediato interés en cómo reaccionarían sus competidores, cuyas respuestas no se hicieron esperar. Microsoft confirmó que las Xbox Series X|S no sufrirían cambios en su precio de venta al público, mientras que Nintendo optó por tomar ese mismo camino con la Switch.

Según reporta VGC, la compañía japonesa manifestó que no tiene planes de aplicar una suba de precios a su hardware. El citado medio consultó sobre el tema a la filial de la firma en el Reino Unido, que respondió citando lo dicho por Shuntaro Furukawa, presidente de Nintendo, durante la reunión de accionistas de junio pasado.

"Si bien no podemos comentar sobre estrategias de precios, actualmente no tenemos planes para cambiar el precio de nuestro hardware debido a la inflación o al aumento de los costos de adquisición en cada país. Determinaremos nuestras futuras estrategias de precios a través de deliberaciones cuidadosas y continuas", había dicho el ejecutivo por entonces.

Desde Nintendo agregaron que, pese a que el precio final de la Switch lo determinan los minoristas, se mantiene la decisión de no aplicar incrementos. Queda claro que el panorama arroja más presión sobre Sony y la PS5, pero eso tampoco los convierte en los malos de la película.

La incertidumbre global por la inflación está golpeando duramente al sector tecnológico. Por ende, si este panorama económico persiste, hay que ver hasta cuándo pueden Xbox y Nintendo sostener los precios actuales de las Series X|S y Switch, respectivamente.

La Nintendo Switch no cambiará de precio

Nintendo Switch OLED, Nintendo Switch Pro

La decisión de no aumentar el precio de la Nintendo Switch seguramente se relacione también a la estrategia para incrementar sus ventas. No olvidemos que la comercialización de la consola portátil se ha visto golpeada por la escasez de semiconductores. Además, los nipones apuntan con fuerza a la temporada navideña para recuperar la presencia de su dispositivo en el mercado.

Pocos días atrás, la firma asiática habría decidido reducir un 20% el empaque de la Nintendo Switch. Así, al tener cajas más pequeñas, podría transportar un mayor número de unidades utilizando la misma logística que ya dispone en la actualidad.

En el caso de Microsoft, que el precio de las consolas Xbox no se incremente no significa que la empresa sea inmune a la inflación. No obstante, los de Redmond cuentan con un respaldo económico mucho más potente que el que Sony puede brindarle a PlayStation. Esto les permite a los estadounidenses asumir los efectos de la inflación y absorber los costos que pueda sufrir la producción de sus dispositivos.

De todas forma, tal lo dicho más arriba, la situación de la Nintendo Switch o las Xbox Series X|S seguirá atada a qué tanto se extienda la situación económica global actual.

Deja un comentario

Deja tu comentario