El Concorde estuvo a nada de volar en China durante la década de 1970. De acuerdo con un famoso analista militar de la CCTV, la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) consideró importar aviones supersónicos construidos por la British Aircraft Corporation (BAC) y Aérospatiale. La idea era cubrir rutas nacionales de largo alcance, así como también volar hacia destinos internacionales.

La fiebre del Concorde inspiró a oficiales de la CAAC a firmar un Memorando de Entendimiento en 1972. En él, China se comprometía a comprar dos aviones supersónicos para transportar a los líderes del Partido Comunista, así como a otros pasajeros.

Song Xiaojun, el analista militar de CCTV, compartió algunas fotografías de un modelo del Concorde a escala y recortes de diarios de 1972. El furor era tal que la administración de aviación china consideró que Mao Zedong sería uno de los líderes que viajaría en la icónica aeronave.

Xiaojun apuntó que un vuelo del Concorde entre Pekín y Cantón tomaría menos de una hora. Un vuelo en avión convencional entre ambas ciudades supera las tres horas. La llegada del avión supersónico no solo ofrecería el glamour a los líderes comunistas, sino que abriría la puerta a rutas internacionales.

El primer pedido se firmó el 24 de julio de 1972, donde la CAAC solicitaba dos Concorde a Aérospatiale. Un mes después, la administración de aviación china solicitó una tercera aeronave a BAC,

La situación económica en China impidió la llegada del Concorde

Lamentablemente, la compra del Concorde nunca se concretó y China se quedó sin posibilidad de disfrutar vuelos supersónicos. Las condiciones económicas y políticas impidieron que la CAAC realizara los pagos correspondientes al consorcio de BAC y la Aérospatiale. A diferencia de la Unión Soviética y el Tupolev Tu-144, los chinos nunca se interesaron en desarrollar una versión similar al Concorde.

La CAAC se encontraba en una lista integrada por otras aerolíneas como Pan Am, Continental, Japan Airlines, Lufthansa, Iran Air, Qantas y TWA, por nombrar algunas. El consorcio pronosticaba construir más de 350 aeronaves en un comienzo, aunque más adelante la cifra se redujo a menos de un tercio. El alto coste de producción, la crisis del petróleo de 1973 y las preocupaciones ambientales terminaron por minar su desarrollo.

CAAC Concorde B-0772, modelo a escala producido por InFlight 200.

Según los datos de Heritage Concorde, el pedido inicial de 2 aviones que hizo la CAAC a Aerospatiale en se canceló en diciembre de 1979. El segundo acuerdo sufrió la misma suerte y se esfumó en febrero de 1980. Durante ese mes, Iran Air también canceló todos sus pedidos, convirtiéndose en la última aerolínea en dar la espalda al Concorde.

Pese a que China no intentó copiar al Concorde, ingenieros de una empresa aeroespacial de Pekín ya trabajan en un avión hipersónico. Según sus creadores, el Tianxing (nombre clave) podría volar de Shanghai a Nueva York en menos de una hora. Los ingenieros de Beijing Lingkong Tianxing Technology esperan efectuar el primer vuelo de prueba en 2025, con miras a realizar vuelos comerciales en 2030.

Deja un comentario

Deja tu comentario