China planea construir un avión hipersónico que podría superar hasta en tres veces la velocidad del Concorde. La empresa Beijing Lingkong Tianxing Technology — también conocida como Space Transportation — mostró un avión impulsado por cohetes que apuesta a revolucionar los viajes. Esta aeronave volaría de Pekín a Nueva York en menos de una hora. Eso si, la experiencia será muy distinta a la de un avión convencional.

La primera evidencia del Concorde chino surgió a mediados de 2021, cuando científicos de la industria aeroespacial desvelaron un proyecto de avión capaz de superar la velocidad Mach 6 (7.344 km/h). En términos de diseño, la aeronave sería más grande que un Boeing 737NG y tendría alas delta similares a la de otros aviones supersónicos.

Liu Rui, catedrático del Instituto de Tecnología de Pekín, trabajó en conjunto con investigadores del Instituto de Ingeniería de Sistemas de Naves Espaciales de China en el desarrollo de este avión. Los científicos usaron un nuevo modelo aerodinámico inspirado en las misiones espaciales más recientes.

Debido a que los vuelos a la Luna requieren naves capaces de volar a velocidades hipersónicas, Liu y el resto de ingenieros crearon modelos para mejorar el diseño aerodinámico de estos vehículos. Debido al éxito, pronto se dieron cuenta de que sus hallazgos podrían aplicarse a un avión capaz de transportar personal y carga.

Esta aeronave podría enviar a 10 pasajeros por vuelo a las primeras estaciones espaciales construidas por China y otros países. La mejor parte es que podríamos viajar a otras ciudades de la Tierra en menos de una hora. Los investigadores aseguran que el coste de operación sería de una centésima parte, comparado con el de un cohete.

La principal diferencia entre el Concorde chino y el original

YouTube video

Una de las grandes diferencias del avión chino con respecto al Concorde es que despegaría en vertical, con la ayuda de un cohete alado. Una vez alcanzada la distancia, la aeronave se separa de sus propulsores para iniciar su viaje suborbital, mientras que el cohete regresa a la Tierra.

El despegue y aterrizaje son una pieza clave que tienen que resolver los ingenieros. Por ahora la turbulencia y el calor extremo son los principales retos de los científicos chinos. Hay áreas del avión que requerirán protección adicional debido al incremento de temperatura y presión una vez que alcance la velocidad Mach 6.

Si sentiste una especie de déjà vu al ver el video de Space Transportation es porque el concepto es similar a "Earth to Earth" de SpaceX. La empresa comandada por Elon Musk anunció en 2017 viajes a cualquier ciudad de la Tierra en menos de una hora. Con la ayuda del gigantesco Starship, una nave realizaría vuelos suborbitales a velocidades de hasta 27.000 kilómetros por hora. Posteriormente, las naves aterrizarían en plataformas de lanzamiento marinas.

Los primeros vuelos comerciales, en 2030

Space Transportation tiene un plan de diez años para desarrollar aviones hipersónicos y naves suborbitales. El primer vuelo de prueba está programado para 2025, mientras que una operación a gran escala con múltiples vuelos comerciales ocurrirá a partir de 2030.

Por ahora, el Concorde espacial de China se encuentra en una etapa preliminar de desarrollo. Space Transportation tiene dos vehículos de prueba — Tianxing 1 y Tianxing 2 — que son usados por personal militar. La empresa invertirá los próximos 3 o 4 años en realizar experimentos con materiales y poner a prueba los componentes del avión, incluido un motor de nueva generación para impulsar la aeronave.

Recientemente, la compañía consiguió cerca de 45.000 millones de euros en una ronda de financiamiento en agosto de 2021. Zuo Lingye, uno de los inversionistas de Jingwei China, dijo que el avión supersónico sería parte de la próxima generación de aeronaves y tendrá un gran impacto en los sistemas de transporte globales.

China quiere dominar el espacio

Es posible que el diseño inicial — que parece más una nave espacial que un Concorde — termine por refinarse en los próximos años. A diferencia del Overture fabricado por Boom Supersonic, la propuesta de Space Transportation tiene que sortear otros inconvenientes. El Tianxing no solo despegará como un cohete, sino que realizará vuelos suborbitales a una velocidad jamás alcanzada por un avión comercial.

Los vuelos de pasajeros entre Pekín y Nueva York en menos de una hora serían parte de las ventajas de tener un avión espacial hipersónico. No obstante, el verdadero objetivo de China es transportar más de 10.000 pasajeros por año entre la Tierra y las futuras estaciones espaciales.

Deja un comentario

Deja tu comentario