Will Byers es uno de los personajes centrales de la serie Stranger Things de Netflix. También el centro motor de varios de los eventos más importantes del argumento. No obstante, en la cuarta temporada, la serie le mostró sufriendo lo que parecía una profunda crisis existencial y emocional. Los motivos parecían ser misteriosos, aunque todo parecía indicar estaban relacionados con Mike y los sentimientos que Will podía experimentar hacia su amigo más cercano. 

Finalmente, los últimos dos capítulos de la temporada de Stranger Things terminaron por narrar, de una forma sutil y amable, el dilema de Will. Todo ocurrió mientras viajaba en compañía de Jonathan, Argyle y Mike hacia Nevada en busca de Eleven. En medio de una conversación en la que Mike trató de explicar sus sentimientos y confusión con respecto a Eleven, Will tomó la palabra. Y no solo dejó claro qué es lo que ocurre en su interior, sino la forma dolorosa en que intenta sobrellevarlo.

“Eres el corazón de este grupo”, insistió Will. Y finalmente mostró la enigmática pintura que se le vio llevar a cabo durante los capítulos previos de Stranger Things. Al desplegarla, la imagen en óleo mostró una escena de batalla medieval, sin duda inspirada en las largas partidas de rol de su infancia. La imagen muestra, además, a una figura que lleva espada y un escudo, con un corazón grabado. Will señala al personaje y sonríe avergonzado. “Es obvio”, dice en voz baja. “Pero tú eres el corazón del grupo, el que hace sentir que vale la pena seguir”. 

Una relevación sentida que cambia el rumbo de Will

No obstante, la sentida confesión velada de Will en el final de Stranger Things no termina ahí. A las profundas dudas de Mike acerca si Eleven podrá amarle, la respuesta es tan dolorosa como íntima. “Siempre serás necesario para Eleven. Serás la persona en la que se sostendrá. La que la hace sentir especial y amada, incluso si se siente como una aberración”. 

De pronto, es evidente que Will ya no habla de los posibles sentimientos de su amiga por Mike, sino lo que este último le hace sentir. Mucho más, cuando hace énfasis en la importancia de ese amor, del sostén y apoyo de Mike brinda a Eleven. Entre lágrimas y mientras Jonathan escucha preocupado desde el asiento del conductor, Will termina por afirmar que a veces “el amor lo es todo”. Incluso, insiste, “si eres diferente a todos y eso lo hace todo aún peor”. 

Al final, Mike no entiende del todo que su amigo no se refiere solo a la relación que sostiene con Eleven; la tónica desde el inicio de Stranger Things. Confuso y aturdido, Will termina por estallar en un llanto angustioso. No obstante, finalmente pudo superar el punto central de todos sus conflictos. Más adelante, se le verá entristecido y cansado, pero sin duda mucho más aliviado después de su sentida y sutil confesión. 

Will fuera del armario y un nuevo trayecto en Stranger Things 

La confesión de Will, se trató de una escena largamente esperada por los fanáticos. Desde la tercera temporada, hubo indicios que la orientación sexual que el menor de los Byers sería analizada antes o después. Pero las palabras de Will, llegaron en un momento de enorme importancia. 

En el punto más complicado y doloroso de Stranger Things, el argumento logró encontrar un momento para comprender y profundizar en uno de sus personajes centrales. Y quizás, dejar abierta la puerta para relacionar esa nueva sinceridad y fortaleza, con lo que sea que le espere en el futuro.