La definitiva madurez llegó a Stranger Things y con ella un trago amargo. Tal y como se había especulado durante las últimas semanas, la cuarta temporada cierra con un tono siniestro. Uno que incluye dos pérdidas significativas en el universo de la serie y varios momentos especialmente dolorosos que desconcertaron a los fanáticos. La serie, que creció con su audiencia, decidió para su nueva entrega explorar y profundizar en sus personajes a un nuevo nivel. No solo les convirtió en centro focal de la acción, sino en una elegante mirada acerca de sus vínculos y relaciones. 

Tal vez por eso, el argumento decidió despedir, en su cierre de temporada, a dos de ellos. También concluir definitivamente el arco de un tercero. Una forma simbólica de construir todo un espacio nuevo y mucho más adulto para su trama. Stranger Things elevó las apuestas en cuanto a la oscuridad y la dureza de su argumento. Pero también, brindar a la historia un sentido definitivo de cierre. Y aunque uno de los personajes podría volver en la quinta temporada, su pérdida — quizás temporal — demuestra lo compleja de su nueva etapa. 

En especial, cuando ambas figuras se habían distinguido por convertirse en los favoritos del público con rapidez. Stranger Things se despide sus momentos más inofensivos e ingenuos, para alcanzar un lugar más descarnado en su trama. Y finalmente — tal y como se suponía — el giro tuvo como consecuencia inmediata pérdidas irreparables. En especial, una que demuestra que la serie cruzó un punto de no retorno en lo tocante a cómo comprende su propia mitología. 

Un héroe que se despide en plena batalla

 

Stranger things

Tal y como temían la mayor parte de los fans, una de las víctimas de los sucesos de la temporada fue Eddie Munson. El personaje, interpretado por el actor Joseph Quinn y líder de equipo de Rol de Hawkins, se convirtió en un favorito inmediato. Como testigo del primer asesinato de Vecna, también en el vínculo con todos los sucesos desconcertantes que ocurrirían a no tardar. Buena parte de su implicación en la compleja trama de la temporada, que comenzó al ver morir a Chrissy. Un suceso inexplicable que le llevó a convertirse en el primer sospechoso del crimen y también, de los que vinieron después. 

Para los últimos dos capítulos de la temporada cuatro de Stranger Things, Eddie, aún en plena fuga asumió una responsabilidad súbita a futuro. Se unió a la pandilla de Hawkins para enfrentar el horror de Vecna de forma frontal. También para intentar limpiar su nombre en la medida de lo posible y expiar sus culpas. En más de una ocasión, el personaje confesó estar atormentado por no haber podido intervenir en la muerte de Chrissy. Pero también por haber huido. Un punto que para Eddie era un peso moral que llevaba con dificultad y un considerable sufrimiento.

Y finalmente, fue esa decisión de jamás volver a huir lo que le llevó a la muerte. En mitad del complicado plan de Nancy para enfrentarse a Vecna, Eddie termina por enfrentar a solas con una bandada de murciélagos en el Upside Down. Se trata, por supuesto, de una misión suicida que permitió ganar tiempo al resto de los involucrados en la maniobra, pero le condenó a morir. “Esta vez, no huí”, murmura a Dustin antes de morir en un intento de enfrentar los horrores que acechaban Hawkins. 

Una mujer fuerte en medio del territorio de un monstruo 

stranger things temporada 4 stephen king hermanos duffer netflix dark
Netflix

La otra víctima de los eventos narrados en la temporada cuatro de Stranger Things fue Max, que terminó por ser herida de muerte por el villano. Y aunque Eleven logra que su corazón comience a latir de nuevo, todavía no está muy claro qué ocurrirá con el personaje. Ha sido uno de los momentos más duros de la temporada. En especial, cuando Max decidió ofrecerse como víctima propiciatoria para atraer a Vecna y lograr enfrentarse a su capacidad destructiva. 

Pero al final, y en medio del enfrentamiento entre Vecna y Eleven, Max termina por resultar gravemente herida. Para cuando Eleven logra ayudarle, su corazón dejó de latir durante un minuto. También había sufrido varias de las terribles fracturas que provocaba el ataque de la criatura. Al final, Max termina recluida, mal herida y lo que es aún peor, atrapada en su mente. Y aunque Eleven intenta encontrarla, al parecer en la mente de Max, por ahora solo hay oscuridad. Una que deja claro, que si bien es posible que vuelva, es probable que la esencia del personaje se haya perdido para siempre. 

El definitivo adiós a un personaje de Stranger Things

A la lista de bajas, habría que añadir la muerte de Martin Brenner, asesinado en medio del asedio a la Nevada por el ejército estadounidense. En un intento por salvar la vida de Eleven, el personaje corrió para escapar y fue fulminado por un francotirador. Un final más que anunciado para un personaje ambiguo que durante toda la serie fue el símbolo del bien y el mal del argumento.