Las vacaciones de verano ya están aquí y con ellas la oportunidad de descansar a placer. Eso incluye disfrutar de un merecido tiempo libre para nuestras aficiones favoritas. Desde paseos, viajes, juegos o solo pasar tiempo frente a la multipantalla. Y por supuesto, el streaming es una de las mejores opciones para la temporada, cuyo único objetivo es dejar pasar el tiempo con placidez. Las películas de Netflix son perfectas para esta misión.

Contenido que no haga otra cosa que entretener, divertir y convertir los días de vacaciones en la oportunidad perfecta para reír y disipar cualquier preocupación. Desde producciones que no requieran mayor atención, hasta premisas para enternecerse o solo soltar carcajadas.

Es en verano cuando precisamente los films que podríamos desechar en cualquier otro momento, resultan atractivos. En especial, los que llena las largas horas muertas de descanso y se convierten en compañía inevitable de siestas y jornadas pacíficas. Te dejamos, una lista de opciones de películas de Netflix que puedes disfrutar mientras concilias el sueño en una tarde calurosa. O incluso, si solo quieres pasar el rato sin que debas preocuparte — demasiado — por prestar atención a lo que ocurre en la multipantalla. 

El monstruo marino 

Esta combinación de la franquicia Cómo entrenar a tu dragón con la de Los Piratas del Caribe tiene una preciosa puesta en escena. Y quizás ese sea su punto más alto. Con un guion con algunos baches argumentales y un sentido de lo épico más bien discreto, es una obra menor en el catálogo de animaciones de películas de Netflix. Pero aún resulta de interés por su capacidad de divertir con elementos muy puntuales y por una trama no demasiado complicada. El resultado es una película sin grandes ambiciones que cumple su propósito de entretener. 

Se trata de una de las recientes apuestas seguras de Netflix. Y quizás, eso es lo que hace que su premisa sea un poco menos profunda de lo que cabría esperar. Netflix, que se destacó por un apartado de animación de considerable interés, encuentra en El monstruo Marino su punto más tibio. Con un aire de aventura que llena la pantalla con llamativas escenas marinas, intenta también ser una historia conmovedora. Pero no logra en todas las ocasiones. 

Con menos humor de lo predecible, también es una mirada al tránsito emocional de sus personajes. Al final, el resultado es una combinación entre un espectáculo visual encantador y algunas escenas destacables. No es la mejor película del catálogo de animación de Netflix, pero sí la ideal si solo quieres disfrutar de un buen rato apacible. 

Apolo 10½: una infancia espacial 

Con el reciente y renovado interés por el espacio exterior, este animado de Richard Linklater es una apuesta segura para pasar un buen rato. No solo se trata de un viaje a la nostalgia de la era dorada de la exploración norteamericana del espacio. También, es una instantánea sensible e inteligente sobre el interés por lo desconocido, la importancia de la ciencia y el asombro cultural.

Todo, en medio de una historia sencilla, amable y bien construida que puedes disfrutar sin mayores complicaciones. Pero más allá de eso, Apolo 10½: Una infancia espacial es también una reinvención sobre el interés del cine sobre la tecnología. A la vez, una mirada profunda, construida con elegancia, a través de ideas elaboradas relacionadas con el afán de permanencia y trascendencia. Todo, bajo la cuidadosa superficie de un cuento emocional, narrado de manera implacable y que vale la pena disfrutar. 

No obstante, uno de los puntos más altos es que la película de Netflix es algo más que un animado. Es una elocuente reflexión desde la sencillez acerca de los sueños de toda una generación. ¿Y por qué no? La forma en que los niños pueden imaginar el futuro y sus grandes promesas. Toda una proeza argumental que Linklater lleva a cabo con buen pulso. 


El proyecto Adam 

Adam (Walker Scobell) pasa por un momento complicado de su joven vida. No solo acaba de perder a su padre, sino que también se convirtió en el objetivo principal de los matones de la escuela a la que asiste. Y como si eso no fuera suficiente, ahora tendrá que enfrentar a un desconocido que aparece en su granero en circunstancias misteriosas. ¿Lo más extraño de todo? Que este tipo alto y larguirucho en uniforme piloto de prueba es su versión adulta. Una, que además de también atravesar pérdidas trágicas, debe salvar el mundo de un futuro ominoso. 

Como el enésimo viajero temporal del último lustro, la versión adulta de Adam interpretada por Ryan Reynolds, sorprende y conmueve por igual. De hecho, la película de Netflix es de una asombrosa amabilidad y con un argumento que utiliza la ciencia ficción para justificar sus puntos más emocionales. Con todo, su trama no es en exceso enrevesada, aunque sí tan entretenida como para disfrutar en pleno descanso veraniego. 

El film de Shawn Levy es de una encantadora inocencia y también, está llena de guiños de varios films emblemáticos de la ciencia ficción. Por si eso no fuera suficiente, tiene un sentido del humor delicioso que te hará reír a carcajadas ¿Nada de eso te convence? ¿Y si te contamos que además Jennifer Garner y Mark Ruffalo forman parte del elenco? 

Jurassic World: El reino caído

Los dinosaurios regresaron en el 2022 con mayor potencia que nunca. Con Jurassic World: Dominion convertida en uno de lo grandes éxitos de temporada, la película que le precedió es motivo de interés. En especial, porque es el contexto completo que sirve de eje motor a los sucesos que se narran en el cierre de la trilogía. Más oscura, con un argumento más plano, pero tan entretenida como cualquier otra de la franquicia, es ideal para una tarde calurosa. 

Y lo es por su capacidad para interesar sin que debas prestar excesiva atención a los detalles. En realidad, Jurassic World: El reino caído es el capítulo de la franquicia menos profundo y una película de transición en toda regla. Una que no intenta profundizar demasiado en los temas tradicionales de la saga, sino ser una aventura en estado puro. Esta vez, la ética, el miedo a lo desconocido y la incertidumbre quedan relegados a un segundo lugar. 

También, la tradicional manera de la franquicia de mostrar el peligro al acecho que simbolizan los dinosaurios en contraposición al mundo moderno. Esta vez, la película explora otros lugares y lo hace, con la entrega más corta, concisa y la más dedicada a imágenes espectaculares. 


De amor y monstruos 

Esta historia de amor frustrado en mitad de un estrafalario apocalipsis, es ideal para el verano de los amantes de la ciencia ficción. Sin muchas pretenciones, pero si un sentido de la aventura y acción de agradecer, la película de Netflix de Michael Matthews es una rareza ingeniosa. Por un lado, es un trayecto singular a través del acostumbrado tropo del apocalipsis y también, la caída de la civilización. Pero esta vez, en lugar de enfocar la atención en las batallas, desastres y desgracias, lo hace a lo ocurrido una década después. 

El resultado es una historia doméstica sobre el fin de los tiempos. En especial, una mirada a la vida cotidiana de los sobrevivientes, aspiraciones y sin duda, su mirada emocional sobre la esperanza. Todo, mientras Joel (Dylan O’Brien) debe atravesar todo un territorio desconocido (tanto interior como exterior) en busca del amor. 

¿Todavía hay espacio para el romance mientras criaturas despiadadas diezman la población del mundo? Según De Amor y monstruos, no silo lo hay. También, es un punto importante que puede definir tu futuro y la forma en que comprendemos la esperanza. 


Los Mitchell contra las máquinas

Katie desea ir a la universidad. Lo desea con tanto ahínco, como que se haya convertido en su obsesión. También, en la ventana para escapar de su asfixiante vida familiar. Y para cuando lo logra, solo le resta permitir que sus padres, hermano menor y perro, le acompañen en el viaje hasta una nueva vida. Una idea no del todo cómoda, pero que de una u otra forma, pone punto y final a una larga historia de desencuentros. 

Y todo habría sido idílico, si un apocalipsis tecnológico no se hubiese atravesado en mitad de la travesía. Los Mitchell contra las máquinas, nominada al Oscar a mejor película de animación del 2022, es una inteligente sátira sobre la vida moderna. También, una mirada ingeniosa y bien construida sobre el habitual tropo de ciencia ficción del fin de los tiempos. Como si eso no fuera suficiente, está cargada de easter eggs de la ciencia ficción más sofisticada e incluso, guiños a sagas mayores. Todo en el contexto de una aventura familiar que busca sanar viejas heridas entre sus miembros.

Con sin duda, uno de los argumentos en animados más brillantes del último lustro es una película de Netflix ideal para vacaciones. También, una historia entrañable, justa para una época en que solo quieres disfrutar de diversión sin grandes exigencias. Una combinación ideal para el sopor de las vacaciones y sus días más calurosos. 


Trilogía Shrek

Érase una vez un ogro verde y temible que vivía en un pantano hasta que un burro llegó para perturbar la paz de su apacible vida en el pantano. Shrek no solo rompió los moldes en animación, sino que fue una de las primeras películas animadas en usar la cultura pop como telón de fondo. Este cuento de hadas, por completo disparatado, es también un gran argumento y una historia emocionante. Una que, además, incluye todo tipo de chistes, situaciones hilarantes y una banda sonora de colección. 

La proeza, es que no sólo logra en su primer film, sino que además hubo dos historias más para demostrar que Shrek y Fiona eran el uno para el otro. Y también que el Príncipe Encantador podía ser de temer y el Hada Madrina, una emprendedora de cuidado. Todo, a través de los mejores chistes acerca de los clichés de las películas románticas, los éxitos de taquilla y clásicos del cine.

Shrek marcó historia. También, dejó un legado de considerable valor en el cine animado difícil de superar. Y si estás en busca de algo a lo que no necesites prestar atención mientras intenta descansar en la siesta, esta es tu opción. Nunca está de mal soltar un par de carcajadas felices por un argumento entrañable y que forma parte esencial de la cultura pop. 

Enola Holmes

El miembro más conocido de la familia Holmes es sin duda Sherlock. Pero su hermana Enola tiene un lugar propio en la cultura popular. La serie de libros de Nancy Springer novedoso a través de las historias imaginadas por Conan Doyle. Su par en la multipantalla, es una historia intrigante, con la dosis justa de suspense para resultar entretenida

Mucho más, cuando la película de Netflix está más concentrada en profundizar en el personaje de Enola, que establecer paralelismos con su famoso pariente. En realidad, Enola Holmes es una fantasía amable sobre una época a menudo idealizada en el cine. También, un recorrido inteligente y bien construido a través de la idea general sobre la inteligencia deductiva. ¿Y qué mejor que añadir a todo eso una Londres esplendorosa?

Si nada de eso te convence, es probable es que este dato si lo haga. La madre de Enola está interpretada por la magnífica Helena Bonham Carter. Y su brillante hermano mayor, Sherlock por nada y nada menos, que Henry Cavill. Toda una nueva reinvención de la historia del mejor detective de Londres a la altura del paladar — literario o cinéfilo — más exigente.