Irán anunció que cortará la electricidad a 118 centros de minado de criptomonedas a partir de esta semana para mitigar la demanda de energía. De acuerdo con un reporte de Bloomberg, Mostafa Rajabi Mashadi, portavoz de la industria energética de Irán, anunció que bajará el interruptor el 22 de junio, por lo que los centros donde se mina crypto legalmente no podrán operar.

Mientras que esta decisión busca anticiparse a la demanda energética que se disparará durante el verano, los mineros ya buscan alternativas. La relación entre el Gobierno y estos centros ha tenido sus altibajos. Por un lado, Irán emite permisos para minar criptomonedas ya que utiliza el Bitcoin para evadir las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos. Por otro, los constantes apagones en el país generan molestia y el Gobierno culpa a las granjas de minado por el alto consumo de energía.

Según un análisis de Elliptic, 4,5% de la minería mundial de Bitcoin se efectúa en Irán, lo que genera cientos de millones de dólares en criptoactivos. Consciente del potencial para evitar los embargos, el país adoptó las criptomonedas en 2019 y comenzó a otorgar licencias para minarlas legalmente. El único requisito es que los interesados pagaran una tarifa de electricidad más alta que la población y que vendieran los bitcoins extraídos al Banco Central de Irán (BCI).

Las criptomonedas permiten a Irán sortear las sanciones económicas de EE.UU.

Un estudio realizado en 2020 por el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge encontró que los mineros generaron ingresos de 1.000 millones de dólares. El BCI compra los Bitcoins y permite que las instituciones financieras del país utilicen las criptomonedas para pagar las importaciones. La ley establece que todas las criptomonedas que se minan en Irán deben venderse al Gobierno, aunque no todos están de acuerdo.

Algunos mineros aprovecharon que las escuelas y mezquitas no pagan por la electricidad y establecieron granjas subterráneas. Oficiales de la empresa estatal de energía descubrieron este modus operandi y alertaron al Gobierno, quien clausuró la operación. Irán también desconectó más de 1600 centros de minería de la red eléctrica tras señalar que consumieron más de 250 MW de electricidad en los últimos 18 meses.

Irán acusó a la minería de Bitcoin por generar apagones en Terán y otras ciudades importantes a comienzos de 2021. Los expertos aseguran que las criptomonedas no son culpables de las fallas eléctricas, sino la mala gestión del Gobierno. Lo cierto es que la estrategia de utilizar Bitcoin para sortear las sanciones económicas generó inestabilidad en la red eléctrica.