Cuando un gemelo mira a otro posiblemente sienta que se está mirando a un espejo. Al fin y al cabo, lo que les diferencia de los mellizos es que tienen generalmente el mismo ADN y, por lo tanto, son prácticamente idénticos. Pero lo cierto es que en algunos casos eso del espejo es literal, pues existen unos pocos casos, conocidos como gemelos espejo, en los que hay algunos caracteres iguales, pero situados justo en el lado contrario del cuerpo. Pueden ser lunares, manchas de nacimiento, anomalías en la dentadura y mucho más.

No está claro cuál es su origen. Los científicos creen que debe ser algo que ocurre durante el desarrollo embrionario, pero no saben muy bien qué es. Hay algunas teorías, pero ninguna se ha podido confirmar con seguridad.

Sí que existen muchos casos documentados en la literatura científica. En ellos se puede ver cuáles son los caracteres más comunes en esa imagen especular de los gemelos espejo. Aunque también se describen algunas rarezas. Por ejemplo, se han descrito casos de gemelos espejo con exactamente las mismas cifras de agudeza visual, pero en ojos contrarios. 

¿En qué se diferencian los gemelos de los mellizos?

Antes de hablar de gemelos espejo es importante diferenciar gemelos de mellizos. Los mellizos son el resultado de la fecundación de dos óvulos por parte de dos espermatozoides. Ocurre simultáneamente, por lo que los dos bebés nacen juntos. No obstante, su información genética es diferente y no distan de cualquier pareja de hermanos que no hayan convivido en el útero. 

Sin embargo, los gemelos se forman cuando un zigoto, resultante de la fecundación de un solo óvulo con un solo espermatozoide, se divide en dos iguales que siguen desarrollándose por separado. Por ese motivo, sí que comparten ADN.

¿Y qué son los gemelos espejo?

Los gemelos espejo son aquellos que, a pesar de ser idénticos, tienen algunos caracteres iguales, pero justo en el lado opuesto del cuerpo.

Es muy común en temas relacionados con lunares o manchas de nacimiento, pero también con los dientes. Puede ser simplemente un colmillo un poco más largo, como se ve en un capítulo de la serie francesa ACI. O algo más acentuado, como la hiperplasia condilar unilateral, en la que se desarrolla una importante asimetría en la mandíbula.

Los gemelos espejo a menudo lo son por anomalías especulares en la dentadura

También puede ocurrir en relación con ciertos síndromes. Por ejemplo, en 2012 se describió el caso de una pareja de gemelos espejo con síndrome de Kabuki. Este se caracteriza por retraso del crecimiento, discapacidad intelectual, microcefalia y rasgos dismórficos faciales. En el caso de estos dos tenían labio leporino y paladar hendido, pero todo exactamente en el lado contrario de la cara. 

Incluso puede pasar con los dedos accesorios. Es decir, los dos hermanos nacen con un dedo de más, pero justo en el lado contrario del cuerpo. En 2021 se describió un caso así en dos hermanas que tenían un dedo accesorio, una en el pie izquierdo y otra en el derecho.

En un estudio de 1993 también se describió que los gemelos espejo podrían ser opuestos en lo psicológico. Es decir, que podrían tener, por ejemplo, intereses profesionales opuestos o distinta orientación sexual. No obstante, a día de hoy esto no está tan explorado, ya que estos son factores en los que el ambiente después del nacimiento podría influir en gran medida. 

Unsplash

Teorías sobre su origen

Se calcula que el fenómeno de los gemelos espejo puede darse en el 25% de los partos gemelares. Con él se demuestra que los gemelos pueden no ser tan idénticos como parece. Además, dado que puede relacionarse con algunas enfermedades, podría ayudar también a entender cómo se originan estas.

Esto hace muy importante estudiar su origen. Sin embargo, a día de hoy no se sabe con seguridad qué da lugar a que algunos hermanos resulten ser gemelos espejo. Hay varias hipótesis. Por ejemplo, se cree que puede guardar relación con la epigenética. Esta es una disciplina que estudia los cambios en la expresión de los genes que no afectan a la secuencia de ADN.

Se cree que el fenómeno puede guardar relación con la epigenética

Para entender esto mejor debemos recordar que nuestro material genético, único de cada individuo aunque igual entre gemelos, es como nuestro libro de instrucciones. Contiene todo lo necesario para que nuestro cuerpo funcione correctamente, así como las órdenes que indican cómo somos. Pero no todas esas instrucciones llegan a usarse. Si miramos el manual de una lavadora, hay partes que jamás llegamos a leer. Por ejemplo, puede que indique qué hacer en caso de que esta no centrifugue. Pero si siempre centrifuga adecuadamente, no será necesario leer esa parte. 

Con nuestros genes pasa lo mismo. Nuestro ADN contiene información que puede que no llegue a leerse. Además, aunque todas las células tienen el mismo material genético, no todas leen los mismos genes. ¿Para qué quiere una célula del ojo usar las instrucciones que indican cómo fabricar insulina? Eso es cosa del páncreas.

Cuando un gen se usa, ya sea porque sea necesario en unas circunstancias determinadas o porque estemos en una célula que lo necesite, hablamos de expresión génica. Esta se enciende o se apaga a medida que hace falta. Pero puede que se den algunos cambios debidos al ambiente que modifiquen esa expresión de los genes, colocando determinadas moléculas sobre ellos, pero sin alterarse la secuencia. Esto afecta a muchos niveles. Por ejemplo, se cree que pasar por un periodo de gran estrés, como una guerra, puede generar cambios epigenéticos que incluso se pasarían a la descendencia.  

No se descarta que la epigenética tenga cierta relación con el desarrollo de gemelos espejo. Pero también hay otras hipótesis. Por ejemplo, que el zigoto se divida un poco más tarde de lo habitual en el proceso de fecundación. Así, según explicó el doctor Leann Poston en un artículo para Healthline, la división ocurriría en un momento en el que ya se han activado los genes que determinan el lado izquierdo o derecho en el embrión.  

Sea como sea, es un fenómeno que vale la pena seguir explorando. Mientras tanto, uno de cada cuatro pares de gemelos seguirán sintiendo que se miran al espejo cuando se encuentren en frente de sus hermanos. Literalmente.