En Lightyear vemos a Buzz trabajando mano a mano, primero con Alisha y luego con Izzy Hawthorne. Abuela y nieta, ambas con la misma edad. Esto se debe a que un pequeño incidente le lleva a quedarse estancado en el tiempo. En lo que para él son apenas unos minutos sus compañeros de misión envejecen varios años. Alisha se enamora y forma una familia de la que nace Izzy. Sin duda es una historia de lo más enternecedora, pero volviendo al tema temporal, todo se debe a algo conocido como dilatación del tiempo.

Es un fenómeno que  ya fue descrito por Albert Einstein cuando enunció su Teoría de la Relatividad General. En ella mencionaba que, en cierto modo, no hay un solo tiempo. Este puede variar para cada persona y depende generalmente de la velocidad. Básicamente, para alguien que va muy deprisa el tiempo pasa más despacio que para otra persona que está quieta o viajando mucho más despacio. De hecho, suele decirse que Buzz Aldrin, en su viaje como piloto del módulo lunar del Apolo 11, experimentó cierta dilatación del tiempo. Eso supondría que para él el tiempo pasó ligeramente más despacio. Aunque no lo suficiente para ver resultados perceptibles.

En el caso de Buzz en Lightyear sí que vemos resultados perceptibles porque realiza varios saltos a supervelocidad para intentar salir del planeta en el que se han quedado varados. Al ir a esas velocidades tan extremas, el tiempo pasa muchísimo más despacio que el de sus compañeros. Se cumple lo que predijo Einstein, aunque es algo que podría ocurrir también de otras formas y que se observa en otras películas, como la famosísima Interstellar.

La dilatación del tiempo en 'Lightyear' e 'Interstellar'

Para intentar escapar del planeta en el que han quedado varados, Buzz y su equipo deben probar un combustible especial. Pero para ponerlo en marcha necesitan llevar la nave hasta la hipervelocidad. Lightyear es seleccionado para pilotar la nave en estos vuelos de prueba y ahí empieza su viaje en el tiempo. Cada intento de cuatro minutos supone varios años para sus compañeros. Así, lo que para él apenas es un rato, para ellos es toda una vida.

No es la primera vez que el cine explora el fenómeno de la dilatación del tiempo. En Interstellar, por ejemplo, vemos referencias a ella en dos ocasiones.

En 'Interstellar' la dilatación del tiempo está asociada con diferentes atracciones gravitatorias

Por un lado, cuando los astronautas exploran los diferentes planetas alrededor del agujero negro Gargantúa descubren que hay uno en el que cada minuto de estancia se convierte en siete años en la nave espacial. Por otro lado, Joseph Cooper, el protagonista de la película, deja en Tierra su hija siendo una niña pequeña y cuando vuelve, en lo que para él ha sido un periodo corto de tiempo, la encuentra convertida en anciana.

En este caso ocurre el segundo supuesto que enunció Einstein. Él explicó que el tiempo es relativo para dos observadores que se mueven a una velocidad diferente, como en Lightyear, o que se encuentran sometidos a campos gravitacionales distintos. Y eso es lo que ocurre en parte en Interstellar. En el planeta Miller, muy cercano al horizonte de eventos del agujero negro, una hora equivale a siete años. El horizonte de eventos es el punto a partir del cual nada puede escapar de la atracción de un agujero negro. Por lo tanto, en sus alrededores la atracción gravitatoria es inmensa. Esto lo convierte en un lugar en el que el tiempo pasa extremadamente despacio. 

Pero si finalmente él encuentra a su hija convertida en anciana es porque, más allá de las tres horas que pasó en Miller, también cayó en el interior del agujero negro. Y eso, como es lógico, supone una atracción gravitatoria brutal. Tanto que supuestamente no podría haber escapado de allí. Nada puede escapar de un agujero negro, ya lo hemos visto. Aquí entran en juego las diferentes teorías de la película. Supuestamente, el astronauta fue rescatado por otros humanos mucho más avanzados, capaces de controlar incluso una quinta dimensión. Pero todo eso no nos interesa para comprender lo que le ocurre a Buzz en Lightyear.

Lo que está claro es que la dilatación del tiempo es un recurso muy útil en el cine. Buzz no será el último personaje que ve cómo sus amigos envejecen mientras él se mantiene con la misma edad. Ahora bien, ¿podría ocurrir fuera de la ficción? Habría que solventar unos cuantos flecos, pero la teoría dice que quizás sí. Solo el futuro dirá hasta dónde podemos llegar.