El caso sobre el polémico tweet que Elon Musk publicó en 2018 continúa su curso con un nuevo fallo que beneficiará a aquellos inversores que denunciaron al magnate por hacer cambiar drásticamente el precio de las acciones. El juez de distrito Edward Chen, ha destacado que la publicación en la que Musk, recordemos, aseguraba recomprar las acciones de Tesla para hacer de esta una compañía privada, fue inexacta. Chen, además, concluyó que "ningún jurado razonable podría encontrar que el Sr. Musk no actuó con imprudencia".

Según Bloomberg, la conclusión se llevó a cabo hace unas semanas a través de una presentación judicial, pero la sentencia se ha mantenido en secreto hasta ahora gracias a la estrategia de Tesla, quien ha intentado ocultar en la medida de lo posible la información del escrutinio regulatorio, así como las críticas de los accionistas sobre la ola de los polémicos tweets que el magnate publicó en 2018. En cualquier caso, la decisión del tribunal beneficia considerablemente a aquellos inversores que demandaron a Elon Musk después de que el famoso tweet repercutiera considerablemente en el precio de las acciones.

El objetivo de los accionistas, en concreto, es recuperar las pérdidas millonarias causadas por las oscilaciones del precio de las acciones. Todo ello, mientras Elon Musk, quien mantuvo conversaciones con el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí sobre la privatización de Tesla, mantiene que su plan inicial de convertir Tesla en una compañía privada con una "financiación asegurada", "era sólido", según destaca el citado medio. Las declaraciones de Musk, sin embargo, no coinciden con las del juez del distrito norte de California.

"Ningún jurado razonable podría encontrar que el señor Musk no actuó con imprudencia dado su claro conocimiento de las discusiones que tuvieron lugar en la reunión del 31/7/2018" con los saudíes.

Ha detallado el juez Edward Chen.

Elon Musk también se enfrenta a otros polémicos tweets de 2018

Los tweets sobre los sindicatos en Tesla publicados por Elon Musk 2018, también continúan por un proceso judicial. Hace unas semanas, tres jueces consideraron que la publicación suponía una amenaza a los trabajadores de la compañía. Estos sugerían que los empleados perderían sus acciones si deciden sindicalizarse. Los jueces también creen que la publicación supone una violación de los derechos laborales e insisten en que el tweet debería retirarse.

El tweet de Elon Musk, en concreto, día lo siguiente: "Nada impide al equipo de Tesla en nuestra planta automotriz elegir sindicato. Podrían hacerlo mañana si quisieran. Pero ¿por qué pagar cuotas sindicales y renunciar a opciones sobre acciones por nada? Nuestro récord de seguridad es dos veces mejor que cuando la planta estaba con UAW [sindicato estadounidense] y todos tienen seguro médico".

Elon Musk y los representantes de su compañía, mientras tanto, mantienen sus apelaciones. Lo hacen tanto en el caso del tweet relacionado con la privatización de Tesla, como en aquellos relacionados con los sindicatos.