¿Sabías que hay dos versiones del Capitán América que no conoces? ¿Que hubo un Nick Fury antes del interpretado por Samuel L. Jackson? Recientemente, MarvelOrder profundizó sobre el considerable universo Marvel que está fuera de su actual y exitosa saga. O lo que es lo mismo, en las películas desconocidas de Marvel no tan exitosas ni de tanta calidad como las actuales. El resultado, fue una amplia colección de films, titulados de forma apropiada “Fase 0” de Marvel.

Se trata de una interesante investigación sobre todos los intentos de la editorial, y ahora estudio, por llevar a las pantallas a sus personajes. Desde fallidas versiones de sus personajes más conocidos, hasta experimentos narrativos que no llegaron a buen puerto. La gran mayoría de las películas desconocidas de la “Fase 0” de Marvel parecen dejar claro que la compañía no tenía una idea muy clara sobre a dónde se dirigía. O lo que es más curioso, qué deseaba lograr con la singular selección de historias de héroes, cada vez más disparatada y extraños.

Te dejamos cinco películas de la Fase 0 de Marvel que tal vez no conoces. Y que sin duda forman parte de ese fenómeno histórico del cine, como lo es la reinvención de la franquicia casi por accidente. De superhéroes pintados de verde a un cuarteto de superhéroes casi paródico. La selección incluye los fracasos, audacias narrativas y accidentes más extraños de la cronología reciente de Marvel. 

Howard, el superhéroe de Willard Huyck

Antes de formar parte de la selección de especies de El Coleccionista en Guardianes de la Galaxia, el pato Howard llegó al live action. Y lo hizo en un largometraje que aterrorizó y desconcertó a la audiencia. 

No solo se trataba de una reinvención del clásico personaje de Marvel creado por Steve Gerber y Val Mayerik que desvirtuó toda la historia contexto. También una que tomó la inexplicable decisión de convertir una sátira existencialista en una aventura de ciencia ficción a toda regla. Y eso además con algunos acentos sociales, culturales y eróticos que dejaron anonadados al público.

La película desconocida de Marvel fue un desastre de principio a fin. Desde su producción barata, la reescritura del guion (más de tres veces), hasta la insistencia en un tono adulto y ambiguo. Al final, el argumento se transformó en un despropósito mayúsculo. Una mezcla de géneros sin sentido que condenó a la producción a un fracaso comercial de considerable peso. 

Los cuatro fantásticos de Oley Sassone

La productora alemana Constantin Film había comprado los derechos de los personajes Los cuatro fantásticos de Marvel. Y antes de perderlos decidió filmar un largometraje de bajísimo presupuesto. La intención era relatar la historia de origen de la familia de superhéroes, contenida en el volumen Los 4 Fantásticos #1 de 1961. 

Poco después se incorporaron algunas líneas narrativas de Fantastic Four Annual #2 del 1964, que contaba la historia del tradicional villano de Marvel. Pero la combinación fue tan desastrosa a varios niveles distintos que convirtió el film en un desatino mayor. Los cuatro fantásticos titulares tenían una mezcla de poderes insólita, sin relación con el cómic. De modo que mientras Reed Richards podía estirar su cuerpo, también era capaz de arrojar trozos de él como proyectiles. Por otro lado, Sue Storm tenía un conflicto emocional no resuelto que afectaba a sus poderes, por lo que arrojaba campos de fuerza al llorar.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, Victor Von Doom era una combinación extravagante de villano trágico y antihéroe. Tan parecido al personaje el fantasma de la Ópera — sí, leíste bien — que incluso la máscara es semejante. Al final hubo un público enfrentamiento entre Marvel y la productora por la ínfima calidad del producto. La diatriba fue tan malsonante que esta película desconocida de Marvel nunca llegó a exhibirse en cines en EE.UU.. 

La serie de Capitán América de Elmer Clifton y John English

En 1944, Republic Pictures Corporation adaptó el cómic de Timely Comics (que después pasaría a llamarse Marvel cómics) Capitán América en una serie de 15 episodios. La compañía, que atravesaba momentos económicos complicados, decidió que era un buen momento para subir la moral norteamericana con un héroe incorruptible. Pero a pesar de llevar la bandera del país por traje, el experimento no funcionó.

El argumento de esta serie desconocida de Marvel es por completo distinto a la historia de origen en el cómic del Capitán América que conocemos en la actualidad. Por entonces, el encargado de vestir las estrellas y barras era Grant Gardner, fiscal de distrito. Un héroe que encarnaba todas las virtudes norteamericanas y que además, debía enfrentarse al villano El Escarabajo. El alter ego de este último era el curador de museo Cyrus Maldor, que tenía acceso a armas misteriosas y levemente místicas.

La combinación fue un fiasco y en extremo costoso. Cada capítulo tenía un costo de $182.623 y cuando fracasó terminó por llevar a la quiebra a la productora. 

Nick Fury: Agent of S.H.I.E.L.D de Rod Hardy

Antes de ser el peligroso agente que es en la actualidad, el personaje Nick Fury fue encarnado por el ídolo de los años noventa David Hasselhoff. La película desconocida de Marvel para televisión que cuenta las aventuras del super espía, se estrenó en el 98 y desconcertó a la audiencia. No solo por la extravagancia de su guion (que intentó combinar hasta nueve cómics distintos), sino por la absurda puesta en escena. 

En esta ocasión, Fury debe enfrentarse a HYDRA y sus planes de devastar Manhattan con un virus letal. También debe lidiar con problemas sobre su moralidad dividida (a lo que el guion dedica menos de una línea) y con Contessa Valentina “Val” Allegra de Fontaine. La combinación de elementos convirtió la película en el hazmerreir de La Industria. Tanto, como para que Samuel L. Jackson confesara más adelante que la mera existencia de la película hizo tambalear su decisión de interpretar a Fury. 

The Punisher de Mark Goldblatt

Por allá en el año 1989, y cinco años después de enfrentarse a Rocky Balboa, Dolph Lundgren encarnó al antihéroe más carismático de Marvel. O al menos trató de hacerlo sin buenos resultados. La película desconocida de Marvel tiene un pobrísimo guion, mucho gore, explosiones sin sentido y un conflicto que no se entiende del todo. Lo único claro, es que Frank Castle debe matar (y de la manera más exagerada posible) y mostrar músculos.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Y mostrar músculos es, de hecho, lo poco que hace Dolph Lundgren, mientras se pasea de un lado a otro con armamento pesado. Al final, la película acelera el ritmo y trata de brindarle una redención inexplicable — e innecesaria — a Castle. Pero sin lograr otra cosa que sorprender por su capacidad para el ridículo — la escena final es un desprecio a la lógica total — y su caos narrativo.