El número de veces que damos de comer a nuestros perros es importante. Depende en gran medida de la edad del perro y su actividad física. Sin embargo, a grandes rasgos, un nuevo estudio señala que la clave podría estar en alimentarlos una sola vez al día.

El estudio en cuestión ha sido publicado en GeroScience, de la mano de científicos de varias universidades de Estados Unidos y con datos extraídos del proyecto Dog Aging. En él, se concluye que los perros que solo comen una vez al día parecen tener mejores puntuaciones en pruebas cognitivas y menos probabilidad de desarrollar trastornos gastrointestinales. En cuanto a otras enfermedades, como el cáncer y los trastornos vasculares, neurológicos y de la piel, no hubo diferencias significativas.

Es el estudio más amplio realizado hasta el momento, con la intervención de más de 10.000 perros. Pero hay que reconocer que tiene ciertas limitaciones. Por un lado, los datos los informaron los propios dueños, por lo que podrían tener errores de recolección o interpretación. Por otro, no se tuvo en cuenta si, por ejemplo, hubo restricción calórica. Además, no todos los veterinarios están de acuerdo con sus conclusiones. Por eso, antes de correr a quitarle el comedero a tu perro, deberías leer esto.

La alimentación de los perros es compleja

En realidad, el ayuno ha sido muy estudiado en los últimos años, tanto como método para adelgazar como por motivos de salud. Se ha visto que si se priva al organismo de alimentos durante bastantes horas se activan rutas metabólicas alternativas que pueden traer beneficios si se hace de forma controlada. Esto se ha comprobado tanto en personas como en roedores. No obstante, en perros nunca se había visto algo así hasta la llegada de este estudio. Y en realidad no se había visto porque muchos veterinarios observan en sus clínicas el efecto contrario.

Depende mucho de cada animal y hay que ver el caso muchas veces de forma individual para establecer unas pautas”, señala a Hipertextual Lucía, veterinaria en la Clínica Veterinaria Tomelloso. “No es lo mismo un perro pastor que está trabajando en el campo con el ganado y necesita muchos nutrientes, que el yorkshire que está gran parte del tiempo en casa sin realizar ningún tipo de actividad intensa”. Además, la veterinaria explica que también depende de otros factores, como si los perros tienen alguna enfermedad.

"No es lo mismo un perro pastor que está trabajando en el campo con el ganado y necesita muchos nutrientes, que el yorkshire que está gran parte del tiempo en casa sin realizar ningún tipo de actividad intensa"

Lucía, veterinaria

Otro parámetro importante es la edad. “En cachorros suelo recomendar dar de 3 a 4 tomas al día, con poquita cantidad”, señala la veterinaria. “Tienen el estómago todavía muy inmaduro y deben acostumbrarse a la comida para evitar problemas gastrointestinales sobre todo”.

Una vez que son adultos, ya no es necesario que coman tantas veces al día. No obstante, ella recomienda que sean al menos dos. “He visto muchos casos de perros que llegan a urgencias con hipoglucemia por este caso”, recuerda Lucía. “Yo en la clínica veo perros que llegan con mucha hambre y, al ponerles la comida a las 24 horas, no mastican sino que engullen la comida. Luego eso da lugar a vómitos, diarreas e incluso en casos más graves y razas de gran tamaño, se suele dar torsión de estómago”. 

Esta es una distensión aguda del estómago, en la que dicho órgano puede llegar a torcerse sobre sí mismo. Cuando esta se genera, el estómago puede generar presión sobre los vasos sanguíneos, alterando el suministro normal de sangre. Esto puede provocar daños en otros órganos y, si no se soluciona a tiempo, la muerte del perro. Hay muchos factores de riesgo, desde movimientos muy bruscos hasta acumulación de gas por la fermentación de algunos alimentos. Además, según Lucía, puede ocurrir precisamente por dar de comer a los perros solo una vez al día. 

“He visto muchos casos de perros que llevan 24 horas sin comer y que encima han estado haciendo ejercicio”, ejemplifica. “Llegan a casa cansados y hambrientos y les ponen de repente toda la comida y, al comer tan rápido y sin masticar bien los alimentos, sufren torsión de estómago”.

Por eso, la veterinaria sostiene que ella seguirá recomendando al menos dos tomas al día mientras no vea casos diferentes en la práctica clínica. Y lo cierto es que esa es también la recomendación de los autores del estudio que acaba de publicarse. Sí, han visto algunas ventajas en alimentar a los perros cada 24 horas, pero de momento sus resultados son muy preliminares. Esperan poder confirmarlos con más estudios en el futuro. De ser así, quizás sí podrían cambiarse los protocolos. Mientras tanto, si tienes perro haz caso a tu veterinario. No hay nada como la experiencia para saber cuándo es mejor alimentarlos.