Parag Agrawal, CEO de Twitter, rompió un silencio de varias semanas en la red social con la publicación de un hilo en el que atendió varios temas candentes de las últimas horas; entre ellos, el anuncio de Elon Musk de que la compra de la red social se suspendería temporalmente, por supuesto. El actual director ejecutivo de la empresa manifestó que cree que el acuerdo se concretará pese a todo, pero que deben estar "preparados para todos los escenarios".

El ejecutivo se descargó con una serie de tuits tratando de aportar matices a una semana bastante compleja para la compañía. Tengamos en cuenta que no solo han tenido que afrontar las más recientes declaraciones del CEO de Tesla y SpaceX, sino también el despido de altos cargos en la división de Producto.

"Si bien espero que se cierre el trato, debemos estar preparados para todos los escenarios y siempre hacer lo correcto para Twitter. Soy responsable de dirigir y operar Twitter, y nuestro trabajo es construir un Twitter más fuerte todos los días", indicó Agrawal en uno sus tuits.

Pero el CEO de la red social no se detuvo allí. También se refirió a por qué la compañía asumiría riesgos sabiendo que será adquirida y al panorama a enfrentar de aquí en adelante. "Nadie en Twitter está trabajando solo para mantener las luces encendidas. Tomamos orgullo en nuestro trabajo. Independientemente de la propiedad futura de la empresa, aquí estamos mejorando Twitter como producto y negocio para clientes, socios, accionistas y todos ustedes", indicó.

Twitter se sacude ante cada declaración de Elon Musk

La declaración de Parag Agrawal no solo llamó la atención por su inusual extensión, sino por algunos de los términos utilizados por el ejecutivo. En uno de los tuits usó la expresión lame duck, o pato cojo, para referirse a su actual condición en la compañía. La misma proviene del ámbito político de Estados Unidos para referirse a los presidentes que están terminando su mandato, sabiendo que no será renovado.

De esta forma, el director ejecutivo de Twitter parece haber intentado mostrar que no es ajeno a las recientes especulaciones sobre cuál será su destino una vez que la compra se concrete. Si es que se concreta, por supuesto.

Desde que Elon Musk anunció la compra de Twitter por 44.000 millones de dólares, hubo mucha preocupación entre los empleados por la posibilidad de que se produjeran despidos. Agrawal había consolado a los trabajadores indicando que no había planes de recortar el personal, pero que no sabía que ocurriría una vez que la empresa cambiara de manos. Pero sí había mencionado que su periplo como CEO era hasta que la adquisición se cerrara, algo que por entonces se esperaba que ocurriera antes de terminar el año.

Poco después se supo que el propio Musk actuaría como director ejecutivo cuando el trato se completara, al menos temporalmente. No obstante, Parag Agrawal ha dejado en claro que su intención es seguir trabajando a fondo hasta que se defina cuál será el destino de la red social.

"¿Qué pueden esperar de mí en el futuro? Todavía estoy enfocado en hacer el trabajo, y eso incluye tomar decisiones difíciles según sea necesario. Continuaré aceptando las profundas complejidades de nuestro servicio y nuestro negocio. Y pueden esperar más cambios para mejor", aseveró el todavía CEO de Twitter.