El recién estrenado tráiler de Avatar: el camino del agua, la segunda película del universo compuesto por James Cameron, ha generado buenas impresiones por su puesta en escena. Un abreboca orientado a promover una de las películas más esperadas del año. Pero no quedó solo en una secuencia de imágenes y el asomo de parte de la tecnología con la que contará la producción. También se generó una conversación en relación con el logo de Avatar 2. ççç 

Cuando se trata de producciones tan seguidas por los medios de comunicación y que cuentan con una base de seguidores atentas a los que se pueda generar en relación con ellas, el análisis y el estudio de estas propuestas alcanza un nivel de detalle que puede sorprender a propios y extraños. Avatar, estrenada en 2009, fue uno de estos objetos a escrutar. 

Para empezar, es necesario ubicarse en el logotipo elegido para presentar la primera película. En ese momento, hace trece años, se reconoció que la tipografía utilizada para ese diseño fue Papyrus. El detalle sorprendió a propios y extraños, bajo una premisa: ¿por qué una producción en la que se invirtió una enorme cantidad de dinero no tenía un logo con una tipografía propia?

Avatar: el camino del agua,
el nuevo logo y la tipografía: ¿qué cambió?

Aquel logo, elaborado con Papyrus, se volvió una suerte de chiste común. Se entendía como un absurdo: la película más taquillera de la historia no tenía un logo con una tipografía propia. Suficiente información para hacer memes y bromas con esta idea, tanto en la televisión como en las redes.

Con base en esa experiencia, James Cameron decidió evitar un revuelo similar y, para Avatar 2 ajustó un pequeño detalle: el equipo de producción sumó a Josh Rhoshell, el diseñador responsable de la nueva propuesta que se pudo ver en el trailer y el póster de la película. ¿Cómo se supo esto? Porque el propio diseñador lo comentó en su blog, en un texto titulado: “Yep, I created the new AVATAR font” (Sí, creé la nueva fuente AVATAR).

El primer párrafo de este texto empieza así: 

“El año pasado, recibí una de las llamadas más locas que he recibido. Era el equipo de Lightstorm Entertainment, la compañía de James Cameron, que quería saber si podía ayudarlos a armar una fuente para ‘un próximo proyecto’”.

Por supuesto, Josh Rhoshell se sintió atraído y, a la vez, recordó el antecedente relacionado con el primer logotipo. Sobre esto, escribió:

“A diferencia de muchos nerds tipográficos, creo que Papyrus es en realidad una fuente bastante atractiva y debo admitir que no encajaba mal con el logotipo original de Avatar, a pesar de que también aparece en el merchandising de Shakira y en el té sin marca”.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El trabajo del diseñador no se quedó solo en un logo. Josh Rhoshell es el responsable de todo el abecedario usado para la producción. Este incluye desde las letras en el poster, el logo, hasta todo lo relacionado con Avatar: el camino del agua. James Cameron se desquita de aquellas críticas y bromas, y el diseñador tuvo el que es, quizá, el sueño profesional de su vida.

¿Cómo fue el paso a paso?

El creativo detalló en su blog cómo fue buena parte del proceso en el que estuvo inmerso. A continuación, detallamos los pasos:

  1. Limpió los contornos de la referencia que le enviaron. Según explicó, "para que se vieran mejor como fuente. Eliminé los puntos duplicados e innecesarios e hice que los bits de la muestra fueran más pronunciados para que se vieran mejor en los tamaños de letra típicos".
  2. El siguiente paso fue integrar las mayúsculas en el logotipo y otras muestras que le facilitaron. El trabajo se complicó con las minúsculas. Josh Rhoshell se preguntó: "¿Debería ser una minúscula tradicional? ¿Letras minúsculas? ¿Uncial (una mezcla de aspecto medieval de superior e inferior)? Esbocé letras, luego escaneé y armé palabras con ellas".
  3. Resuelto el paso previo, Rhoshell explicó: "nos decidimos por tres alfabetos: mayúsculas, versalitas y minúsculas". Además de esto, el diseñador dibujó versiones más anguladas de las minúsculas. "Me gustó hacia dónde se dirigía, pero pensaron que era demasiado extremo. Quién sabe, tal vez algún día lo convierta en algo…"
  4. En conclusión, el alfabeto se compone de lo que el autor define como "cuatro pesos: Light, LightSmallcaps, Regular y RegularSmallcaps".

En su blog se pueden ver algunos de los bocetos sobre los cuales trabajó.