MoonPay se ha ido de recaudación de fondos a Hollywood. Y no a sus fondos precisamente, si no a sus figuras más destacadas. La plataforma de pagos con criptomonedas ha logrado 87 millones de dólares de un nutrido grupo de famosos.

El 16% del total ha venido de la mano de casi 60 artistas de la música, el cine, el teatro o el cotilleo. Steve Aoki, Snoop Dogg, The Weekend, Paris Hilton, Matthew McConaughey, Justin Bieber, Brie Larson, Drake o el retirado del cine Bruce Willis entre otros, han entrado en el capital de la compañía que viene pegando fuerte desde hace un par de años. Esta operación es una continuación de la ronda que MoonPay inició en 2021 y que continúa ahora con el grueso de los mejores embajadores que la marca ha podido encontrar.

La estrategia, además de ampliar el capital de la empresa, es la de dar salida a los activos de un nutrido grupo de famosos reconocidos en una empresa por el mundo de las criptomonedas y NFT. Del listado, no son pocos los que han lanzado su propia marca digital al mercado a fin de sumar algunos millones más a sus ya nutridas cuentas bancarias. De hecho, la compañía centró sus esfuerzos en el intercambio de criptomonedas utilizando los principales métodos de pago, incluidos Apple Pay y Google Pay, junto con tarjetas de débito y crédito. Pero ha sido el auge de los NFTs lo que más crecimiento ha granjeado a la entidad.

“En las artes, esto ha provocado nada menos que un renacimiento: una explosión de actividad que seguramente llegará a otras industrias a medida que se descubran nuevos casos de uso para tokens digitales. Creemos que la industria de entradas, por ejemplo, probablemente se verá radicalmente afectada por los NFTs”, apuntaba el fundador de MoonPay, Soto-Wright, en una entrevista a Forbes.

No le faltaba razón. hace unas semanas Madonna se unía al mundo de los Bored Ape a través, precisamente de MoonPay, con una inversión de 560.000 dólares. La propia Paris Hilton o Bieber lanzaban su propia línea de NFT por valor de millones de dólares. Por su parte, el dueño de los Dallas Mavericks también se tiraba a la piscina con el lanzamiento de su propia galería a través de Lazy.com.

MoonPay, crecimiento silencioso hasta que llegó Fallon

Su crecimiento fue silencioso, comparado con los grandes gestores de carteras de criptomomendas –Coinbase, Kraken o Binance–, el historial de MoonPay es harina de otro costal. La startup, que se centra en el sector de los pagos con criptomonedas, nacía en 2018 bajo el amparo de un Bitcoin que escalaba a sus cifras récord. MoonPay era una de esas compañías que florecía bajo el auge de la fiebre del oro digital. El tiempo diría si se sumergía en el invierno de las criptos o continuaba. De momento, y en lo que llevamos de año y solo en Estados Unidos, han caído más de 12.000 millones de dólares en casi 600 compañías del sector.

Fue un par de años después de su creación cuando MoonPay daba la campanada. Por un lado, la tecnológica –que ya aspiraba a ser el PayPal de las criptomonedas– anunciaba una ronda de financiación récord para su historial. 550 millones en 2021 por parte de Coatue y Tigre Global que situaban la valoración de la compañía en los 3.400 millones de dólares. Todo un hito para un ecosistema que comenzaba a ver el sector de las criptomonedas con otros otros. Después de todo, Coinbase ya cotizaba en bolsa. El primer exchange que recibía el visto bueno de los mercados públicos y con ellos el beneplácito del sector.

Con todo, MoonPay seguía otra línea vital para su éxito. Además de conquistar a los fondos privados y aumentar en usuarios, la estrategia de la compañía apuntaba a un sector que poco a poco aumentaba el interés: los famosos. Lo que comenzó siendo una relación accidentada, ahora es motivo de su éxito. Fue Jimmy Fallon en una entrevista el que ponía el nombre en boca de todos. El popular presentador del Nigth Show hablaba de su adquisición de una de las obras de Bored Ape a través de MoonPay. Sin ninguna relación comercial, Fallon era uno de los primeros famosos en entrar en el juego a través de la app. Tras él, el rapero Lil Baby con otra compra de alguno de los monos de Bored Ape. Después, la lista solo creció.