Todo parece encaminado para que Elon Musk compre Twitter por 43.000 millones de dólares. Durante el fin de semana las conversaciones entre las partes han avanzado al punto tal de que la adquisición podría cerrarse hoy mismo. Según reporta Bloomberg, que el negocio se cierre durante este lunes dependerá de qué tan rápido se llegue a un acuerdo en relación a los términos de la transacción.

El citado informe también menciona que el diálogo entre Elon Musk y los integrantes de la junta de Twitter continuaron durante la madrugada de hoy. La expectativa en torno al posible anuncio provocó que el precio de las acciones de la red social subiera un 6,2% antes de la apertura de los mercados estadounidenses; así, llegó a cotizar a 51,98 dólares, aún por debajo de los $54,20 ofrecidos por el empresario por cada una.

¿Qué fue lo que cambió la mirada de Twitter a una posible adquisición? Los detalles aún son escasos, pero que Elon Musk confirmara ante la SEC que contaba con la financiación para avanzar con la oferta habría jugado un papel clave en esta historia. Recordemos que el CEO de Tesla y SpaceX se aseguró 46.500 millones de dólares para realizar la oferta de compra, con el apoyo de Morgan Stanley y otras compañías.

Por el momento la historia parece llevar a un único final: que Elon Musk se salga con la suya y ponga sus manos sobre Twitter. Sin embargo, también se menciona que la negociación podría caerse a último momento.

De acuerdo con Reuters, Twitter no ha podido asegurar la opción de "salir de compras"; es decir, tener la posibilidad de solicitar otras ofertas incluso después de firmar un acuerdo con Musk. No obstante, la red social podría aceptar una oferta superior si le pagara al magnate una cifra para romper el vínculo ya existente.

Twitter podría pasar a manos de Elon Musk en las próximas horas

La novela entre Twitter y Elon Musk nos ha tenido atentos y ocupados en el transcurso de las últimas semanas. Desde que el empresario adquirió el 9,2% de la red social —siendo brevemente su accionista mayoritario—, han sido muchas las idas y vueltas en torno a sus planes y su hipotético rol en la compañía.

El magnate estuvo a punto de sumarse a la junta directiva de la empresa, pero eso finalmente fue descartado. Es que la incorporación al board de Twitter ataba a Elon Musk de pies y manos para cualquier plan que pudiese tener de tomar la compañía de forma hostil. Y la posterior oferta formal para la compra, más la activación de la "píldora envenenada" no fueron más que una confirmación de ello.

Desde entonces se ha desatado una guerra de egos entre los actuales ejecutivos de la red social y Musk que hasta provocó el descontento de Jack Dorsey, el fundador de la firma. Sin embargo, si lo que ha sucedido el fin de semana sería la prueba definitiva de que ambas partes habrían depuesto sus posturas más combativas.

Todavía no se puede dar por hecho que Elon Musk sea el próximo dueño de Twitter, pero todo apunta a que dicho desenlace será inevitable. Si todo avanza positivamente en las negociaciones, podríamos tener novedades importantes antes de que termine el día; aunque tampoco se descarta que haya más novedades el jueves, cuando la red social presente los resultados financieros del primer trimestre.