¿Imaginas poder "cultivar" comida en el espacio? ¿Una fuente infinita y sostenible para la subsistencia humana en largas misiones espaciales... o incluso para colonizar planetas? Pues no eres el único. De hecho, según un nuevo reporte de la BBC, ya se está intentando.

Hasta ahora, sabemos que podemos obtener carne cultivada in vitro. Es un proceso complicado y bastante costoso en la actualidad, pero representó uno de los procesos tecnológicos y científicos más grandes del momento. Con solo una célula de cerdo se pudo crear una hamburguesa totalmente comestible y saludable. Sin embargo, intentarlo fuera planeta Tierra es todavía más complejo.

Aleph Farms fue la primera en soñar con el experimento. BBC describe a Aleph Farms como una compañía israelí que "se especializa en el cultivo de carne a partir de células y está siendo llevado a cabo por el primer equipo de astronautas totalmente privado que visita la Estación Espacial Internacional".

Sin embargo, aunque el proyecto es bastante interesante, no esta exento de detractores. Un grupo escéptico asegura que este método es demasiado inestable como para que los astronautas puedan confiar en él. Además, según comentan, cultivar carne en el espacio nunca será tan sencillo como llevarla desde la Tierra.

Un proceso muy complejo

Cabe destacar que cultivar carne desde células no es un proceso sencillo, y tampoco rápido, incluso estando sobre el planeta Tierra. No obstante, para eso ha llegado Aleph Farms. Aunque la compañía no es la primera en intentar cultivar carne, sí que es la primera que lo intenta en el espacio.

Por supuesto, para 'cultivar' carne no puedes esperar encontrarte con una granja tradicional. A pesar de esto, a la compañía no le gusta usar el término 'cultivada en laboratorios' para hacer alusión a su alimento.

La carne puede ser generada de cualquier animal, aunque usualmente se utilizan células de vacas o cerdos. A dichas células se les suministra todo lo que necesitan para su desarrollo; es decir, aminoácidos y carbohidratos. Con el alimento necesario y en las condiciones correctas, la célula se multiplicará hasta formar tejido muscular, el cual posteriormente se convierte en carne comestible para el ser humano.

Algunos aseguran que este proceso puede ser mucho más amigable con el medio ambiente. El secreto está en que se reduce drásticamente el metano generado por la industria ganadera, pasando directamente de una célula a un trozo de carne sin desechos naturales en medio del proceso.

¿Cómo se puede cultivar carne en el espacio?

La gran pregunta de los científicos es saber si este proceso puede replicarse también en una situación de gravedad cero. Por esto, el equipo de SpaceX se ha llevado al espacio este mismo 8 de abril una muestra del paquete necesario para cultivar carne en el espacio.

El paquete, que cabe entero en un contenedor del tamaño de una caja de zapatos, contiene las células animales y todos los ingredientes necesarios para alimentarlas y hacerlas madurar en gravedad cero; flotando a varios kilómetros del planeta.

Con esta misión salió el ex astronauta Michael López-Alegria, en compañía de Larry Connor, Eytan Stibbe y Mark Pathy; desde el Centro Espacial Kennedy de Florida. Ahora, se esperaba que este 24 de abril el grupo regresara al espacio, para después proceder a analizar los avances de las muestras que fueron dejadas en el espacio.

Sabemos por muchos estudios científicos anteriores que la fisiología y la biología se comportan de forma muy diferente en un entorno de microgravedad… Así que, en realidad, no sabemos, nadie lo sabe, si estos procesos de cultivo de la proliferación de la carne pueden ocurrir realmente en el espacio.

Zvika Tamari, que dirige el programa espacial de Aleph Farms

Una tecnología que tiene mucho por mejorar...

A pesar de los aparentes beneficios de generar carne en laboratorio, existen varios motivos por los que esta ciencia no ha alcanzado la escala universal e industrial.

Una de ellos es el hecho de que esta carne es muy complicada para ser producida a gran escala. Aleph Farm sigue a la espera de que el gobierno israelí apruebe el uso comercial de dicha carne en restaurantes, por lo que todavía se encuentra en una situación bastante delicada en el planeta como para también ser servida en el espacio.

Además, el proceso suele ser bastante lento. Según David Humbird, ingeniero químico en Berkeley, "las células animales crecen lentamente". David Humbird no es un fanático de la idea de hacer crecer carne en el espacio, y el ingeniero tiene sus motivos. No es simplemente la lentitud del proceso, sino también la facilidad con la que puede verse corrompido en caso de haber el más mínimo error.

De hecho, según amplía Humbird en declaraciones a la BBC, "Si las bacterias o los hongos entraran en el cultivo, crecerían mucho más rápido a partir de las células animales y se apoderarían de ellas, por lo que ya no estás fabricando las células animales. Estás fabricando bacterias. Y hay que tirarlas", dice el Sr. Humbird.

El desafío de los astronautas

La comida juega un papel crucial en el bienestar físico y psicológico de los tripulantes de una nave espacial. Es por esto que Karen Nyberg, a diferencia de Humbird, sí que apoya el uso de este tipo de alimentos en las misiones espaciales. Según comenta Nyberg: "La comida viene en estas bolsas blancas que tenemos que hidratar, como leche en polvo y esa clase de cosas..." Además, comenta cómo durante las misiones deseaba sentir el olor del ajo salteado y del aceite de oliva, cosas que no tienen a su disposición cuando están a cientos de kilómetros sobre el planeta. "Así que cualquier cosa que podamos tener para traer a casa creo que sería genial", agregó.

Sin embargo, si la humanidad va en serio con la idea de poner humanos en Marte, lo primero que tenemos que encontrar es la forma de crear comida a gran escala en ambientes no demasiado amigables. La carne cultivada es una excelente idea, sin embargo, parece que todavía queda mucho avance por hacer en este departamento.

Aleph Farms tiene que asegurarnos que es capaz de producir comida a nivel comercial en el planeta Tierra antes de intentar cualquier cosa fuera de la órbita. Después de todo, si no funciona en casa, probablemente tampoco lo hará fuera.