Parece mentira, pero en 2022 se sigue discutiendo que el iPhone se venda sin un cargador en la caja. El juez brasileño Vanderlei Caires Pinheiro ordenó que Apple pague una compensación a un cliente que se quejó por esta situación, tras adquirir un iPhone 11 en marzo de 2021 y encontrarse con que no tenía un adaptador de pared incluido. Además, consideró que los de Cupertino han abordado una práctica que es "ilegal y abusiva".

El resarcimiento económico es de 5.000 reales, poco menos de 1.100 dólares, según se dio a conocer en un documento oficial del Poder Judicial. Según las conclusiones del juez, el cargador es una "pieza esencial" para el normal funcionamiento del iPhone; y también aseguró que la firma estadounidense está violando las leyes locales de protección al consumidor.

Por el momento, Apple no se ha manifestado públicamente sobre este revés judicial, pero lo cierto es que sienta un precedente que puede no resultarle agradable. Al fin y al cabo, esto podría abrir la puerta a que más clientes descontentos soliciten una compensación económica a la empresa dirigida por Tim Cook.

Otro detalle interesante de lo expuesto por el juez Caires Pinheiro es que desestimó la principal argumentación que han utilizado los de Cupertino para ya no incluir un cargador en caja con cada nuevo iPhone: la protección del Medio Ambiente. "La afirmación de que tal medida busca reducir el impacto ambiental no tiene sentido, pues la demandada continúa fabricando un accesorio tan esencial, solo que ahora lo vende por separado", indicó.

La polémica por el cargador del iPhone no es nueva en Brasil

Apple anunció en octubre de 2020 que el iPhone 12 no incluiría un cargador en la caja. Dicha medida posteriormente se extendió a modelos anteriores que se mantenían en producción —como los iPhone 11, XR y SE—, y se mantuvo con el lanzamiento del iPhone 13 en 2021. Y la estrategia seguirá replicándose en el futuro, por supuesto.

Es cierto que, en su momento, la decisión le valió unas cuantas burlas iniciales a la firma californiana, pero compañías como Samsung y Google han seguido los mismos pasos. Por ello, más allá del negocio y la cuestión medioambiental, hoy es imposible que los de Cupertino vuelvan sobre sus pasos.

Pero Brasil ha sido un territorio problemático para Apple desde que decidió dejar de incluir un cargador con cada nuevo iPhone. La compañía estadounidense recibió una multa de 2 millones de dólares por vender el iPhone 12 sin un adaptador de pared; y el organismo a cargo de las leyes de protección al consumidor planeaba hacer lo mismo tras el lanzamiento del iPhone 13.

En el caso más reciente que afrontan los de Cupertino por este asunto, Apple no solo debe pagar los 5.000 reales de resarcimiento por "daños y perjuicios" dictados por el juez Caires Pinheiro. También está obligada a entregar gratuitamente un cargador compatible con el modelo de iPhone adquirido en un lapso máximo de 10 días; de no cumplir, sumaría una multa diaria de 100 reales, hasta llegar al máximo de 10.000 reales.

El dictamen del magistrado se emitió el 12 de abril, de modo que, si aún no cumplió, Apple está en la fecha límite para obedecerlo.