Los camiones eléctricos para ciudad y de última milla de Volta Trucks ya están rumbo a España. O lo estarán próximamente, ya que la compañía sueca de movilidad eléctrica ha puesto su foco en Madrid para llenar la ciudad de estos modelos a partir de 2023. En el horizonte, casi un año para cerrar acuerdos comerciales que se materialicen en la compra de alguno de los modelos de la flota que la compañía tiene previsto desplegar de aquí a unos meses. También el objetivo de expandir su flota por el resto de las grandes ciudades del país, según apunta Carl-Magnus Norden, fundador de Volta Trucks, a Hipertextual.

En total, 5.000 camiones eléctricos por toda Europa que comenzarán a fabricar en serie a finales de este mismo año. Todo alimentado con una ronda de financiación, de nuevo cuño y anunciada hace ahora un mes, por parte de Volta Trucks. 230 millones de euros de Luxor Capital, fondo afincado en Nueva York, y con la colaboración de Byggmästare Anders J Ahlström, en Estocolmo. Una operación que culmina una anterior, en 2021, de 37 millones de euros.

¿Cuántos camiones de Volta Trucks llegarán a la capital? No está del todo claro. Sobre la mesa quedan meses de negociaciones con las compañías que estén dispuestas a ello. Entre sus objetivos: "Empresas de paquetería y logística, de alimentación y bebidas, y de artículos domésticos de mayor tamaño como muebles y electrodomésticos". Compañías para las que ofrecerán financiación para los vehículos y la instalación de puntos de carga.

Igualmente, tampoco son los primeros que operan en el país. Aquaservice, compañía de agua para empresas y hogares, ya opera con un modelo 100% eléctrico en Valencia para los repartos de última milla. La idea de Volta Trucks iría por ampliar el rango a cualquier tipo de empresa.

Volta Trucks solo para transporte en la ciudad, de momento

La cuestión del transporte de mercancías es un tema candente en este momento. Volta Trucks no podía haber elegido mejor timing para llegar a España. Es, de hecho, uno de los países más castigados por el incremento de los precios del combustible y el gasto que supone –prácticamente a pérdida– para el sector de las mercancías.

En huelga desde hace casi dos semanas por la situación del sector, varios acuerdos asoman ya en el horizonte. Unos que no termina de gustar a todo el sector del transporte: se propuso una bajada del precio del combustible a los transportistas. 20 céntimos de euro por litro o kilo de combustible. Una propuesta que mantiene dividido al sector que tras dos semanas de paros empieza a plantearse la vuelta a las carreteras.

Las soluciones viables están gestándose y, de momento, lo más cercano que tenemos son los camiones para la última milla

Con este panorama, y con algunos ejemplos como los de Volta Trucks, la electrificación de los camiones ha quedado en segundo plano, pero apunta a ser el futuro. ¿El problema? Las soluciones viables están gestándose y, de momento, lo más cercano que tenemos son los camiones para la última milla. Se había planteado la idea de los camiones autónomos de Google, también de una filial de Uber. Y también se hay aproximaciones en su electificación. Por supuesto, Tesla con Elon Musk a la cabeza, presentó en 2017 el Tesla Semi. El llamado a ser el pionero en el transporte eléctrico por carreteras. Con 800 kilómetros de autonomía y una carga en apenas 30 minutos, es una de las mejores apuestas por algo menos de 160.000 euros.

Daimler con E-Fuso Vision One, Volvo con el FL Electric o Toyota, Mercedes y Cummins también vienen estudiando modelos viables que parece que estarán implantados de aquí a 10 años.

Y es que llegar al objetivo de electrificación de las flotas de camiones no es una tarea sencilla para las grandes fabricantes de camiones más allá de Volta Trucks. No es lo mismo crear un coche eléctrico y que un camión. Hay que tener en cuenta que son vehículos de uso intensivo que deben llevar cargas muy pesadas en un tiempo limitado. En otras palabras, son grandes consumidores de energía. ¿Se podrían poner muchas baterías en el camión? Después de todo, son grandes y tienen espacio. Sí, pero eso supondría aumentar en toneladas su masa total, lo cual supondría un problema añadido. Es un asunto descartado desde todo punto en el que tienen que seguir investigando.

Con esto, Volta Trucks soluciona el problema a medias. Su modelo, de entre 7,5 y 18 toneladas –y de fabricación europea– está pensado para la actividad en el centro de las ciudades. En este caso Madrid, que se estrenará después de Londres o París. Un sistema que se ajusta a los planes de descabonización de las grandes urbes y que ha tenido al sector del transporte de mercancías como punto central del problema. Y aun que, como explican a este medio, no descartan que a futuro se afronte el negocio de las grandes distancias y cargas, el objetivo de Volta Trucks está en abordar la problemática en el interior de las ciudades. Con una autonomía de 150 kilómetros, 200 con una batería de larga duración, apuntan a que es el modelo perfecto para los negocios de última milla.

Según datos de la Unión Europea, el 72% de las emisiones de co2 en carretera tienen origen en el transporte de mercancías. Los camiones eran, y siguen siendo, los causantes de ruidos y contaminación más allá de los coches particulares. La diferencia es que siguen siendo esenciales.