No creemos muy discutible que Thor es el superhéroe más poderoso de los Vengadores originales. No por nada, los guionistas le dieron la oportunidad de ser quien estuvo a puntito de cargarse al genocida de Thanos en Avengers: Infinity War antes de su terrible chasquido; y de hacerlo sin contemplaciones en los primeros compases de Endgame.

Esta trama constituye, de hecho, una muestra de por qué Thor no podría liderar a los protagonistas del Universo Cinematográfico de Marvel. Tal como expone Ana Dumaraog con un artículo para Screen Rant, “en lugar de reunir gente para unirse a la batalla, su primer curso de acción fue equiparse mejor para matar al Titán Loco al adquirir la Rompetormentas”. Si no, tal vez no hubiese fallado.

Porque “Thor tiene una mentalidad de guerrero y no de líder en la toma de decisiones de un equipo”. Su trayectoria previa lo reafirma. En su presentación, desobedece a Odín y va a Jotunheim para luchar con Laufey; en compañía de Loki y otros aguerridos compatriotas que le son fieles hasta la insensatez.

La infiltración de los Gigantes de Hielo en Asgard para recuperar el Cofre de los Inviernos Pasados, la respuesta impulsiva de Thor y la crítica intervención de su padre para salvarlos destruye definitivamente la tregua entre las dos razas enemigas. Y Odín opta por desterrar a su vástago en la Tierra, despojándole de sus poderes divinos como escarmiento; y solo le permite usar su martillo Mjolnir.

Tras las intrigas de Loki, la rotura del puente de Bifröstt y la desaparición de su hermano postizo, Thor termina comprendiendo que no está preparado para ser rey de Asgard. Y, en Thor: Ragnarok, le cede el trono a Brunnhilde sabiendo que vale más para una responsabilidad tan imponente. Y es que el hijo de Odín va por libre. Mejor reconocerlo.

Una actitud graciosa de Thor que dice más de lo que parece

Marvel Studios

Después de la gran confrontación de los superhéroes de la Tierra y sus amigos contra Thanos y sus tropas despiadadas en Avengers: Endgame, que termina con el sacrificio de Tony Stark para mandar a tomar viento al villano y a los suyos gracias al chasquido más determinante con las Gemas del Infinito, sitúan a Thor donde le veremos en Love and Thunder.

Con los Guardianes de la Galaxia, a bordo de la Benatar; la nueva nave espacial típica de los Devastadores con la que pudieron suplir la falta de la Milano después de perderla en el Volumen 2, y en la que rescataron al propio Dios del Trueno tras el abordaje letal de la Statesman por parte del Titán Loco, que tuvo como resultado la muerte de Loki y de Heimdall.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Al acceder allí como un elefante en una cacharrería, comentar que “los Asgardianos de la Galaxia” se han reunido de nuevo y meter mano en la pantalla con el mapa estelar, Peter Quill le advierte: “Que conste que esta es mi nave. Aquí mando yo”. Y, como persiste en su actitud pese a afirmar lo opuesto, Drax propone: “Deberíais pelearos por el honor del liderazgo”.

Nebula , Rocket , Mantis y Groot animan; mientras que los otros dos insisten en que “todo el mundo sabe quién está al mando”. Y lo de imponerse ladinamente en la Benatar no tiene relación ni parecido con la clase de líder de los Vengadores sobre la que hablamos. Conque esta actitud no colaboradora inhabilita también a Thor para el puesto.

Los compañeros de Thor que sí son líderes

Marvel Studios

Con ocho películas a sus espaldas, Thor es uno de las figuras de mayor importancia en el Universo Cinematográfico de Marvel. En una saga con tantas aventuras diferentes, que empezó con Iron Man y en la que, treinta y una entregas más tarde, Spider-Man: No Way Home es la última de estreno, los personajes principales cambian.

Tony Stark y Steve Rogers han sido los más prominentes de los Vengadores, y hasta cada uno encabezó una de las dos facciones enfrentadas por los Acuerdos de Sokovia en Capitán América: Civil War . Ahora, con la desaparición de ambos, Stephen Strange se alza para sustituirles como guía.

O eso asegura el productor ejecutivo Kevin Feige, quien dijo cuando descubrieron la estrella del actor londinense en el Paseo de la Fama de Hollywood que él y el Hechicero Supremo se han “convertido en el ancla del Universo Cinematográfico de Marvel”. No Bruce Banner ni Clint Barton y, por supuesto, tampoco Thor.