Tesla ha estado trabajando en un nuevo sistema de limpiaparabrisas que podría llegar a sus futuros vehículos. Al menos, eso indica una patente presentada por la compañía en mayo de 2019, aprobada por la Oficina de Patentes de Estados Unidos a finales de 2021 y compartida públicamente por este mismo organismo hace apenas unos días. La patente, en concreto, muestra cómo funcionaría un mecanismo que limpia la luna y otros cristales del coche mediante rayos láser.

La idea de Tesla es que este limpiaparabrisas láser sea capaz de eliminar aquella suciedad acumulada en los cristales del vehículo para así evitar entorpecer la visión del conductor. El sistema, en concreto, está pensado para ubicarse en la zona del capó y consta de diferentes fases. La primera, es el uso de un conjunto óptico capaz de detectar los residuos acumulados. Después, el sistema calibraría diferentes parámetros del rayo láser en base a la zona de la suciedad acumulada, pudiendo controlar el nivel de exposición del rayo en la luna del vehículo. Por último, emitiría el rayo láser para eliminar los residuos.

Este mecanismo de limpiaparabrisas láser patentado por Tesla debería funcionar de manera automática. No obstante, la patente sugiere que el conductor también podrá controlar algunos parámetros a través de la pantalla táctil. De este modo, el ocupante del vehículo tendría la capacidad de, por ejemplo, ajustar la dirección del láser.

¿Sustituirá este nuevo sistema a las escobillas tradicionales en los Tesla?

Debemos tener en cuenta que el sistema láser es solo es una de las múltiples patentes que Tesla ha registrado a lo largo de los años. Por lo tanto, no está claro si en algún momento podrá reemplazar a las escobillas que se incluyen en los actuales modelos.

Tesla, no obstante, lleva un tiempo pensando una alternativa al mecanismo de limpieza tradicional. La compañía publicó anteriormente un sistema de limpiaparabrisas magnético que podría montarse en el Cybertruck, pues la luna de este vehículo es plana. Esta tecnología, en concreto, permitiría el desplazamiento horizontal de una escobilla que ocupa todo el ancho del cristal, eliminando así las gotas en toda la superficie.

Mientras tanto, Tesla continúa a un ritmo imparable, y la inauguración la Gigafactory de Berlín el pasado 22 de mayo, lo demuestra. Al evento de inauguración acudió Elon Musk, quien no dudó en compartir unas palabras con los empleados y compradores que recogieron sus Model Y —los primeros fabricados en esa planta—. La Gigafactory de Berlín, de hecho, está destinada a la producción del Tesla Model Y. En esta planta, además, también se fabricarán de celdas para las baterías de los mencionados vehículos.