Era uno de los secretos mejor guardados, pero ya hay luz verde en lo que respecta a la regulación de los patinetes eléctricos en el Ayuntamiento de Madrid. Lo ha comentado Federico Jiménez de Parga, Coordinador General de Movilidad en el consistorio de la capital, en el lanzamiento de un programa sobre el futuro de la movilidad. Algo que ya adelantaba hace unos días El Español y de lo que hay más detalles. Ya hay acuerdo y próximamente habrá una licitación pública para hacerse con los permisos que la capital pondrá en marcha. Todo bajo el marco de la estrategia de Madrid 360.

Serán 3 las compañías de patinetes eléctricos las que puedan operar en Madrid. Es uno de los mayores cambios que impondrá la regulación del Ayuntamiento. De las casi 22 empresas que llegó a alcanzar la ciudad con la regulación de Carmena –18 tras la primera criba inicial que no cumplió con los plazos establecidos– a las 8 actuales, el reto de pasar a 3 supone una ardua tarea. Y la cosa estaba dudosa en cuanto al número. Entre 2 y 3, estaba el asunto. Finalmente, y por miedo a caer en el oligopolio de los patinetes eléctricos, se optará por algo más de variedad en el panorama de la movilidad compartida.

De esta manera, Lime, Bolt, Voi, Movo, GoTo, Tier, Wind o Bird tendrán que verse las caras en una licitación pública. También Dott, Scoot o Acciona, así como una larga lista de candidatos a entrar en la capital. De ella saldrán 3 ganadores que se repartirán un total de 6.000 licencias de circulación. Unas que, en contra de la regulación Carmena, no estarán limitadas a los distritos dentro de la ciudad. "Eso fue un caos", apunta Jiménez de Parga. No se quiere repetir el despropósito que supuso la normativa de hace unos años. De esta manera, los patinetes eléctricos podrán elegir libremente dónde colocar cada una de sus 2.000 licencias. Presumiblemente, en el centro de la ciudad donde la demanda es superior a las zonas periféricas.

Patinetes eléctricos de Madrid bajo las órdenes de la norma de la DGT

La nueva regulación de patinetes eléctricos de Madrid lleva siendo discutida con las diferentes empresas del sector desde 2020. Fue la semana pasada cuando compañías y Ayuntamiento se sentaron a hablar en lo que parece una reunión definitiva. Pese a esto, todo apunta a que tanto la norma, como el concurso público no estén disponibles hasta el próximo 2023.

Lo que sí puede saberse ya es que Madrid imitará los modelos de París, Londres o Berlín. También el de Sevilla o Málaga en términos más locales. Además de la limitación del número de empresas –que garantiza una mayor rentabilidad para la movilidad compartida– también restringirá la actividad de los patinetes.

Dicha normativa también acabará con el eterno problema del estacionamiento de los patinetes eléctricos

Ya lo apuntaba la regulación que DGT lanzaba hace unos meses: los patinetes eléctricos tendrán vetadas las aceras. Ahora ya de forma definitiva. Según Jiménez de Parga, el pliego de requisitos incluirá la solicitud de un sistema para impedir que los vehículos compartidos puedan circular por las zonas peatonales. "Era algo que hace años no existía, pero ahora sí que lo podemos pedir", apunta a Hipertextual. Y de hecho, hay antecedentes. Spin, que hasta hace unos días era la división de movilidad compartida de Ford y que ahora pertenece a Tier, presentaba en diciembre de 2021 un protocolo por el que el patinete frenaba si detectaba una acera.

Dicha normativa también acabará con el eterno problema del estacionamiento de los patinetes eléctricos. El Ayuntamiento se compromete a instalar zonas de desbloqueo en la ciudad y las empresas tendrán que implantar mecanismos, ya sea por GPS, inteligencia artificial o mapeo del la zona, para que las sesiones no acaben si este no ocupa el lugar que le corresponde en el ordenamiento urbano.

Asímismo, también se implementarán las medidas de seguridad correspondientes y ampliación de las zonas por las que les estaría permitido circular a los patinetes eléctricos de Madrid. Sistemas de frenado que cumplan la normativa, protocolo de luces frontales y de posición para aumentar la visibilidad. Avisadores acústicos. Y mejores ruedas y sistemas de estabilización para evitar ser volcados en el aparcamiento.