Los patinetes eléctricos de Voi regresan a Madrid desde que recogiesen todos sus bártulos en la capital. La regulación –que en aquel momento recogía casi 20 compañías– no gustaba a la compañía sueca de movilidad compartida. Ahora, y tras comenzar operaciones en Sevilla y Málaga a mediados de 2021, la tecnológica se ha replanteado su posición. En total, el despliegue de la flota acumulará 440 patinetes eléctricos disponibles en toda la ciudad.

Decía el fundador de Voi hace unos meses a Hipertextual que solo entrarían en una ciudad si, por parte del ayuntamiento de las regiones interesantes, se limitaba a 3 los competidores. Si esta norma no se cumple, que al menos la regulación fuese buena para gestionar los intereses de los usuarios y empresas de patinetes eléctricos. La realidad es que en Madrid no ha cambiado nada.

¿Qué ha cambiado para que Voi se replantee su entrada? "Son licencias que se han quedado libres por el movimiento de operadores en Madrid. Antes eran 17 y ahora son 8, que no es ideal. Pero nos indica que se está trabajando en un nuevo plan acorde con nuestra idea de movilidad. Hemos entrado ahora por esto, y porque se han creado más de 600 plazas de aparcamiento que nos permiten operar de forma ordenada", explican fuentes de la compañía.

En otras palabras, la realidad del mercado ha atraído a un Voi que no veía la capital desde 2020. Por problemas de actividad, poca rentabilidad o simplemente porque la matriz ha decidido deshacerse de una línea de negocio que allá por 2018 o 2019 tenía tirón. Con el paso de los años ha terminado siendo un agujero de dinero para los fondos. Este último caso corresponde a Ford. Hace escasos días abandonaba España y pocos días después se desprendía de su división de patinetes eléctricos para venderla a la que fuese su competencia en otro momento: Tier. Compañía que, por cierto, también abandonó la capital y, aunque no descarta regresar, está a la espera de una mejora de la normativa que aplica a los patinetes eléctricos.

Sea como fuere, Voi ha entrado en Madrid aprovechando la guerra del superviviente. Los que lograron superar la pandemia y seguir siendo rentables que ahora se pueden repartir las licencias huérfanas de patinetes eléctricos en la capital.

La aprobación de Madrid 360 y su histórico de operaciones en grandes capitales europeas avalan este regreso. Con esto, apuntan en cualquier caso, a que espera que la normativa de patinetes eléctricos vea la luz en un corto espacio de tiempo.

Patinetes eléctricos solo en zonas de establecimiento regulado

A la espera de que la regulación aplicada a patinetes eléctricos sea reformulada en Madrid –pendiente desde 2020 y sin fecha para volver a retomarse en el Ayuntamiento de Madrid–, Voi tiene clara su visión.

Aunque el texto de Madrid no incluye ningún epígrafe de aparcamiento obligatorio en zonas establecidas por el consistorio, Voi quiere obligar a que sus patinetes eléctricos se limiten a esas zonas reguladas. "Gracias a un sistema de GPS de alta precisión, se permitirá aparcar solamente en las áreas específicas identificadas para el estacionamiento de este tipo de vehículos asegurando así que las aceras y zonas de paso quedan libres de patinetes incorrectamente estacionados", apuntan en un comunicado. Es una medida ciertamente complicada. Pocas compañías vinculadas al sector de los patinetes eléctricos se han atrevido a aplicar medidas restrictivas a la actividad de sus vehículos; solo Bolt, con una suerte de test de alcoholemia, se ha atrevido a bloquear patinetes.

"Nos pondría en desventaja respecto a la competencia", apuntaban desde el cesado Spin. Tampoco Tier, que cuenta con un sistema parejo para limitar el aparcamiento de los patinetes, se han planteado añadir estos mecanismos de control de aparcamiento. El mantra que se repite en el sector apunta directamente a que antes de hacer cualquier cambio, este debe estar recogido en la normativa vigente.