Como en toda sátira sobre el romance moderno, la historia de Noa comienza con el fracaso de una cita. La directora Mimi Cave no disimula las intenciones de Fresh, ya disponible en Disney+ y Star+, y las muestra desde sus primeras secuencias. Esta soltera contemporánea está en el largo camino de encontrar el amor. Y lo hará a través del tortuoso y poco caritativo recorrido a través de una app de citas. Pero Noa no se rinde. La película parece burlarse de esa sencilla ambición y ponerla en primer plano a medida que avanza hacia terrenos más duros, extraños y violentos. 

Al comienzo de Fresh, este extraño cuento de hadas bañado en sangre y vísceras intentará llevar al argumento por nuevos lugares. No lo logra del todo,  de hecho se lamenta por la falta de profundidad de su premisa,  pero al menos se planteará algunas ideas novedosas. Como una versión de la historia de Barba Azul que es , Fresh es una mirada sobre el amor y la obsesión por la felicidad. Pero Cave se toma el tiempo suficiente para dejar claro que Noa, en toda su inocencia de soltera insatisfecha, también está cerca del abismo. Tanto, como para cometer errores de juicio.

Tanto como para no ver las señales a simple vista. Se trata, sin duda, de un recorrido inquieto por la idea de lo esencial sobre el amor en nuestra época. La poca reciprocidad, la larga travesía de la desilusión y al final el riesgo inherente a intentar encontrar una emoción real. Noa es un personaje que bien podría encajar en el perfil del temible y retorcido El Estafador de Tinder. Solo que la película lleva la frustración y la búsqueda de lo romántico hacia un lugar más siniestro. 

Y se agradece que así sea. Fresh casi de inmediato deja claro que su recorrido por las versiones de lo amoroso conduce a espacios tenebrosos. También en que se trata la encarnación de un tipo de maldad desconocida y perversa que pocas veces se muestra. En una época en la que el revival de los slasher lleva lo violento a un lado absurdo, Fresh toma el camino contrario.

Se interesa en encontrar los resquicios sobre las obsesiones colectivas para, digamos, clavar el cuchillo. O mejor aún, para confrontar a la inocente idea que el amor en nuestra cultura tiene pautas que encierran ciertos límites de seguridad.

Fresh: érase una vez una buena chica 

Noa acaba de tener la que es probablemente la peor cita de su vida cuando conoce a Steve (Sebastian Stan). Y de hecho, todo lo que sucede a continuación está envuelto en la certeza que el encuentro con el hombre correcto fue precedido del desastre. Se trata de un recurso habitual en las comedias románticas que Cave utiliza con inteligencia y astucia para recorrer derroteros más oscuros. 

Después de todo, su personaje acaba de soportar los insultos de un racista, una cena deplorable, además de tener la certeza que nada puede ir peor. Para Cave, los códigos de las grandes épicas emocionales del cine tienen un doble rasante. ¿El amor lo disculpa todo? ¿Las buenas historias comienzan con los inevitables inconvenientes? La directora elabora una juguetona mirada sobre lo obvio, para después retorcer el hilo en una siniestra percepción del peligro. 

Noa está a punto de enfrentarse a la peor pesadilla de la generación multipantalla y también cumple paso a paso el conocido cliché de “chica buena conoce a chico malo”

Por un lado, permiten que Noa sea un personaje capaz de cerrar los ojos a lo que parece un aviso importante — y notorio — de que algo no va bien. Y al otro extremo, permitir al misterioso, amable y en apariencia agradable Steve para mostrar una dualidad inquietante y tenebrosa. Para su primera media hora, Fresh dejó claro varias cosas. Noa está a punto de enfrentarse a la peor pesadilla de la generación multipantalla. Y también cumple paso a paso el conocido cliché de “chica buena conoce a chico malo”. Solo que en esta ocasión es algo más que un estereotipo. Es el anuncio de lo que parece ser una idea retorcida, grotesca y oscuramente graciosa sobre las ambiciones amorosas contemporáneas. 

Este cuento va a terminar mal 

Steve es en apariencia el hombre perfecto. Uno que no tiene redes sociales   y también una habilidad inquietante para las frases con doble sentido. Cave usa con destreza e inteligencia el habitual tropo del desconocido inquietante para jugar con varias narrativas a la vez. Y cuando para el segundo tramo, la película muestra sus misterios, Fresh se convierte en una rarísima comedia negra casi desagradable. Quizás, su punto más bajo, sea que Cave no tiene la habilidad suficiente para sostener la tensión anterior en una resolución apropiada. 

Date de alta en Star+ y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como Alien, Los Simpson, X-Men y The Walking Dead. Incluye las producciones locales Star Originals y todo el deporte de ESPN, como LaLiga, la Champions o la NBA.

Star+ solo está disponible en Latinoamérica

Aun así, Fresh muestra toda su festiva brutalidad con una extrañísima versión del asesino en serie en busca de cierta humanidad. Con su combinación desconcertante entre comedia, el gore más grotesco y al final, incluso tintes conspirativos, Fresh es una sorpresa. Una con puntos más altos que bajos, pero que aún así no logra sostenerse del todo hasta su abrupto y anticlimático final. Con un ritmo trepidante y la burlona mirada a la naturaleza de la necesidad desesperada del amor en nuestra época, Fresh se ríe de las expectativas.

Puedes ver Fresh en Star+ si vives en Latinoamérica ya mismo y en una semanas también estará disponible en Disney+ España.