Nestlé compró hace unas semanas la empresa de la dieta Pronokal, centrada en la pérdida y control de peso. Esta noticia llegó hace unos días a los medios de comunicación, y ha hecho saltar todas las alarmas alimentarias de nuevo. ¿El motivo? Pronokal utiliza métodos de adelgazamiento bastante cuestionables que podrían perjudicar la salud de quienes los consumen.

Existen muchos métodos que prometen perder peso en tiempo récord y sin apenas esfuerzo. Son las conocidas “dietas milagro”, y los problemas que plantean hacia la salud a corto y largo plazo no son moco de pavo. Pronokal es una de las marcas que suministra a precio de oro este tipo de dietas. Se vende en su propia web como “el método para adelgazar de forma rápida y segura”. Además, los métodos de la dieta Pronokal están clasificados en cuatro grupos.

El primer modelo dietético promete una pérdida de 9 kg en 1 mes, siendo indicado para cualquier persona que quiera perder peso de forma rápida. Este enfoque ya debería alarmarnos en un primer vistazo, ya que enfatiza peligrosamente en los kilos exactos que se van a perder, sin tener en cuenta todas las variables individuales que cualquier persona puede tener y que influyen notablemente en el peso corporal: retención de agua, tipo de metabolismo, genética, relación con el ambiente, posibles problemas psicológicos o enfermedades asociadas y un largo etcétera.

También encontramos un segundo método de adelgazamiento centrado en “remodelar tu cuerpo”: una dieta para perder hasta 5 kg en 5 semanas. “Remodelar tu cuerpo”. Quizá la gente de la dieta Pronokal piensa que estamos hechos de arcilla. Sería interesante darles un par de clases de anatomía y fisiología, por si acaso. Adicionalmente, este plan dietético se vende como un remedio para “eliminar grasa localizada”. A pesar de lo bonito que suena, lo cierto es que actualmente no hay evidencias científicas que apoyen la pérdida de grasa en zonas del cuerpo concretas. De hecho, esto ni siquiera es posible con ejercicios físicos específicos.

Dieta Pronokal
Método PnK de Pronokal que promete hacernos perder hasta 9 kg en 1 mes.

Por último, y para poner la guinda, encontramos planes dietéticos enfocados en la pérdida de peso a partir de los 60 años y también para personas diabéticas. En efecto, cada vez el asunto se vuelve más turbio. De por sí ya es preocupante la promesa de perder peso en tiempo récord para la población general, pero todavía es más grave cuando se implica a colectivos vulnerables como las personas mayores y aquellas que padecen enfermedades metabólicas como la diabetes.

¿Se puede perder peso consumiendo los productos de la dieta Pronokal?

La respuesta rápida es que sí, la mayoría de métodos milagrosos que prometen perder peso en tiempo récord acaban siendo una realidad. El problema es que no se trata de una pérdida de peso saludable que podamos mantener en el tiempo. Aquí es donde entra en juego el conocido “efecto rebote”, una respuesta de nuestro organismo ante el seguimiento de una dieta extrema que nos hace volver a recuperar el peso perdido tras finalizar un régimen estricto.

Existe un error de base bastante importante en cómo interpretamos la métrica del peso en nuestra sociedad

De hecho, existe un error de base bastante importante en cómo interpretamos la métrica del peso en nuestra sociedad, otorgándole un valor supremo cuando realmente no debería ser así. La pérdida de peso no debe ser un objetivo en sí mismo, sino formar parte del proceso de aprendizaje nutricional en el que debemos primar por encima de todo la salud, así como el bienestar físico y mental.

De lo contrario, no solo perdemos peso si seguimos estos senderos restrictivos, sino que también perderemos nuestra salud por el camino. Esto es lo que métodos para adelgazar como la dieta Pronokal promueve: una fijación totalitaria en el peso como eje de nuestros problemas de salud, sin reparar en otros factores.

Buena prueba de ello es el catálogo de productos de la dieta Pronokal. Todos ellos se venden en packs por estratosféricos precios que superan sobradamente el valor de cualquier otro producto similar en un supermercado. Ya ni hablar de si preparamos nosotros mismos estas recetas en casa. Lo que la dieta Pronokal nos ofrece son: batidos, bebidas y zumos de sabores como chocolate, fresa o melocotón; bebidas energéticas, galletas, productos de repostería como mousses, pasteles y hasta arroz con leche, sopas y cremas, pasta, pizza, así como tortillas o crepes. La antítesis de la nutrición saludable, vaya. Pronokal también incluye en su catálogo de productos distintos suplementos alimenticios así como un kit para el estudio genético del metabolismo. Es decir, un test de ADN para la dieta por la nada desdeñable suma de 120€.

Dieta Pronokal
Galletas para perder peso, ¿qué podría salir mal?

Todo está basado en la dieta cetogénica

De forma resumida, una dieta cetogénica es aquella donde se limita la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono, como por ejemplo los cereales, tubérculos, pastas y frutas. ¿Por qué se hace esto? Para favorecer el estado de cetosis, proceso fisiológico donde nuestro organismo no tiene suficiente glucosa para obtener energía y “tira” de los cuerpos cetónicos. Estos cuerpos cetónicos se obtienen a través del metabolismo de las grasas. Es decir, como no tenemos glucosa en el organismo, el cuerpo obtiene la energía que necesita a través de una vía metabólica alternativa: la grasa que tenemos almacenada.

La dieta keto o cetogénica se postula como una interesante herramienta en la pérdida de peso y de grasa, y cuenta con algunos beneficios demostrados por la ciencia. Por ejemplo, parece ser útil en algunos casos para reducir el apetito y controlar el peso en personas con sobrepeso y obesidad. Sin embargo, no deja de ser eso: una herramienta. Como tal puede ser útil en ciertos contextos, pero no es milagrosa ni mucho menos. Siempre debe realizarse bajo la supervisión de un profesional sanitario.

Además, la dieta cetogénica es un método controvertido ya que no es fácil mantenerla a largo plazo y puede acarrear ciertos problemas de salud si no se aplica correctamente. De ahí que se haya convertido en los últimos tiempos en fuente de críticas y debate por parte de la comunidad científica. Por ello, no es justificable en ningún caso utilizar la dieta cetogénica como base de unos modelos de adelgazamiento tan generales como hace Pronokal. Incluso puede llegar a ser peligroso.

Huye de las dietas milagro

En definitiva, Pronokal es un método para adelgazar que utiliza técnicas de marketing bastante cuestionables amparándose en la autoridad científica: se escudan en el “demostrado científicamente” para validar su verdad. Además, sus planes se alejan bastante de lo que debería ser una pérdida de peso saludable basada en la creación de hábitos alimenticios a largo plazo. Y que no supongan un martirio para la persona que está en este proceso de cambio dietético.

De lo contrario seguiremos perpetuando la cultura de la dieta, así como la gordofobia y el miedo a lo que nos dice la báscula como único indicador de salud. Por no hablar de los posibles trastornos de la conducta alimentaria que pueden derivar de todo ello.
Los precios de sus productos son absolutamente abusivos, así como la calidad nutricional de los mismos. Todo ello conforma un cocktail explosivo que puede acarrear déficits de nutrientes esenciales y una mala relación con la comida. Si necesitas ayuda para cuidar tu alimentación, la mejor opción será siempre acudir a profesionales sanitarios cualificados como la Dietista o la Dietista-Nutricionista que te ayuden a construir hábitos saludables a largo plazo.