Érase una vez, una mujer acomodada de clase media de la rígida década de los 50 en Norteamérica que descubrió tenía talento. Y no uno usual. Tenía la más radiante y peculiar capacidad para hacer reír. La premisa de La maravillosa Señora Maisel deslumbró en 2017 a los fans y de inmediato le aseguró una audiencia cautiva. Pero el prodigio de popularidad inmediata — que además incluyó un triunfante recorrido por la temporada de premios — no fue casual. Después de todo, la serie es de Amy Sherman — Palladino, conocida por esa pieza generacional como los es Las Chicas Gilmore. De hecho, hay mucho de las residentes más ilustres de Star Hollow en La maravillosa Señora Maisel

Para comenzar, la primera temporada demostró que la capacidad de Sherman — Palladino para crear grandes diálogos seguía intacta. Por otro lado, se trató de una reinvención de su ya conocido concepto de la mujer singular y compleja. Migde Maisel (Rachel Brosnahan) no era sólo un personaje formidable por sus docenas de matices distintos. También era capaz de abarcar el programa con su sola luminosa presencia.

La serie, con una energía despreocupada que maravilló a la crítica y al público, se convirtió en éxito rotundo. Pero también, en algo más. Una ingeniosa mirada sobre el universo femenino sin caer en estereotipos. Con su radiante personaje central, La maravillosa Señora Maisel demostró que había lugar para figuras imperfectas y poderosas. Eso, en mitad de una época en la que la televisión parecía estar a rebosar de historias sobre mujeres fuertes e indefinibles. Mujeres que cazaban, asesinaban, se enfrentaban a juicios y se volvían centro de intrigas. 

Una maravillosa mujer en el más extraño escenario

Pero Midge hacía reír. Y lo hacía bien, para sorpresa suya y quienes la rodeaban. La segunda temporada exploró el fenómeno y también apuntaló la idea del ingenio como herramienta de voluntad y éxito. También, la idea que su extraordinario personaje central era fuente de inspiración para cientos de historias distintas. De pronto, Midge era mucho más que una talentosa estrella de una versión rudimentaria del stand up femenino. También era un símbolo.

La tercera temporada de La maravillosa Señora Maisel tomó atrevidas decisiones sobre su núcleo central. En una industria como la del entretenimiento que suele preferir a las mujeres discretas, Midge era energía pura. Lo era en una década rígida, asfixiante y claustrofóbica. Para el final, de la segunda temporada — con el fracaso en puertas y una reinvención inevitable — había una sola pregunta. ¿Qué más podía hacer Midge, ahora que su camino se desviaba del lugar a la que la habían llevado sus ambiciones? 

La cuarta temporada prometía quizás darle un empujón hacia una dirección nueva. O llevar el tránsito del personaje hacia regiones más complicadas y extrañas. Después de todo, la esencia de Midge era sorprender, cuando no contradecir y en sus mejores momentos confrontar. Pero ha ocurrido todo lo contrario. 

Un salto adelante que resultó ser un ciclo incómodo 

Si hasta ahora La maravillosa Señora Maisel se distinguió por sobrepasar la línea del error/sorpresa/error, su tercera temporada sorprende por su retroceso. Y no solo en lo argumental, sino en la estructura de su personaje. Midge, que había sufrido un fracaso traumático y estaba lista para su siguiente triunfo o paso en falso, comienza tirando la temporada casi al garete. Como si Sherman — Palladino se negara a llevar a su personaje en una dirección u otra, los primeros capítulos muestran a un personaje sin evolución. No sólo parece que no hay consecuencias directas e inmediatas (más allá de lo obvio), de su despido. También que Midge retrocedió a un pasado difuso al que no necesitaba volver. 

Amazon

Si algo sorprende y quizás desagrada de los primeros capítulos de la tercera temporada es su regreso al pasado. Por supuesto, es evidente que el guion juega con la idea de volver a los inicios para lamer las heridas. Pero en realidad, toda la construcción de la historia golpea un punto sensible de su premisa. Después de todo Midge Maisel es una mujer que toma riesgos. Algunos extraños, la mayoría disparatados. ¿Qué sentido tiene este regreso a su hogar original? No solo se trata de una sorpresa, también de una sacudida a los cimientos mismos del personaje. Mucho más, cuando se descubre que el regreso es cortesía de una intervención bien intencionada. De modo, que para bien o para mal, Midge está en el mismo lugar en que empezó todo. Obviamente, es una mujer distinta — una que conoce su valor y su talento — pero aun así ¿era necesario este retroceso? 

A medida que avanza los nuevos episodios de La maravillosa Señora Maisel, es evidente que no. A pesar de sus diálogos audaces e inteligentes, la serie parece haber perdido frescura. También, su inclasificable potencia interior. Ver a Midge de nuevo en el lugar del que escapó es incómodo. Mucho más, cuando no hay un motivo real para que la historia volviera a puntos superados por un personaje que gana en complejidad con rapidez. Por supuesto, la historia consigue la manera un tanto forzada avanzar y ofrecer una mirada a lo que hará Midge, ahora sin rumbo. 

Y mucho más, La maravillosa Señora Maisel entera tiene algunos problemas para hilvanar los sucesos que dejaron a Midge en un abismo complicado. Desde la traición de Susie (Alex Borstein), hasta la sensación que el guion no sabe bien qué hacer con Abe (Tony Shalhoub). Todo en La maravillosa Señora Maisel conspira para que Midge deba tomar una decisión hacia adelante. ¿Una nueva travesura que la lleve al éxito? ¿Un proyecto o plan arriesgado? Por ahora, la serie no lleva a ninguna parte y la sensación es que está detenida en mitad de algo mayor. 

Al final, sin chistes que contar en La maravillosa Señora Maisel

Por supuesto, sigue siendo La maravillosa Señora Maisel: una comedia formidable, con diálogos brillantes y actores a la altura. Pero hay una cierta sensación de desgaste que resulta inevitable. También, de historia que intenta cerrar apresuradamente espacios vacíos sin lograrlo del todo. Este gran recorrido audaz por la vida de un personaje delicioso, no parece encontrar un camino fácil para unir puntos. Y resulta lamentable, en medio de lo que podría haber sido quizás, el salto de Midge hacia un nuevo lugar de sí misma.

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

¿Qué podemos esperar de La maravillosa Señora Maisel ahora que su temporada final está anunciada? Quizás una despedida digna. Pero no tanto, como podría haber sido esta gran celebración a la ingenio y la inteligencia.