La polémica por la censura china a El Club de la Lucha (El Club de la Pelea, en Latinoamérica) suma un nuevo capítulo. Después de las quejas del público y el sinfín de comentarios que se generaron a nivel internacional, Tencent Video dio marcha atrás y restituyó el final original a la película de David Fincher. Sin dudas, una decisión tan insólita como la de censurar la película en primer lugar; después de todo, al gigante asiático nunca le han preocupado demasiado las críticas externas.

Pero esta vez parece que la "presión" ha surtido efecto. Según publica South China Morning Post, el servicio de vídeo en streaming de Tencent reincorporó la versión (casi) sin editar del film protagonizado por Brad Pitt, Edward Norton y Helena Bonham Carter. De acuerdo con el citado medio, se restituyeron casi 11 minutos de los 12 que se le habían quitado a la producción. Lo que sí ha quedado afuera es el contenido con desnudos.

Si bien la censura a las películas de Hollywood no es una práctica nueva en China, el caso de El Club de la Lucha tuvo condimentos peculiares. Al ser estrenado en Tencent Video, el público se encontró con que el explosivo segmento final del film había sido reemplazado con una placa negra y algo de texto. Allí se explicaba que la policía había detenido los planes de los protagonistas, y que todos los involucrados habían sido arrestados.

“A través de la pista proporcionada por Tyler [Durden], la policía descubrió rápidamente el plan y arrestó a todos los criminales, evitando con éxito que la bomba explotase. Después del juicio, se lo envió a Tyler a un manicomio para recibir tratamiento psicológico”, se mencionaba en la placa.

Si bien es compresible el enojo del público, debemos repetir lo del comienzo: es muy llamativo que Tencent Video ahora haya retrocedido sobre sus pasos cuando China no suele inmutarse frente a lo que piensan sus detractores.

La insólita censura china a El Club de la Lucha y sus repercusiones internacionales

La censura al final de El Club de la Lucha tuvo una repercusión internacional inmediata. Y así como los medios occidentales condenaron rápidamente el accionar del país asiático, también hubo una respuesta singular por parte de Chuck Palahniuk, creador de la novela original sobre la que se basó el film.

El escritor estadounidense aseguró que el final chino fue mucho más fiel al del libro que la propia película de David Fincher. Pero también fustigó la hipocresía que se generó alrededor del tema; el autor consideró que nadie se indignó tanto con la censura que han sufrido sus libros dentro de Estados Unidos.

"Lo que encuentro realmente interesante es que mis libros están fuertemente prohibidos en todo Estados Unidos. El sistema penitenciario de Texas se niega a tenerlos en sus bibliotecas. Muchas escuelas públicas y la mayoría de las escuelas privadas también se niegan a llevar mis libros. ¿Pero solo es un problema una vez que China cambia el final de una película? He soportado la prohibición de libros durante mucho tiempo”, dijo Palahniuk en una reciente entrevista.

Por lo pronto, habrá que ver cuál es el destino de El Club de la Lucha en China. Si bien Tencent Video ha restituido el final original, no sería de extrañar que la película sufra otros cambios o desaparezca directamente del catálogo. Si en primera instancia las autoridades la encontraron lo suficientemente "subversiva" como para cambiarle el final, es poco probable que dure demasiado en su forma actual.