Fundada en 2017 en Chicago, Estados Unidos, Cameo fue una de las primeras en crear un modelo de negocio para que los famosos –más o menos actuales– se sacasen un dinero extra. Ahora, la aplicación para pedir mensajes a caras conocidas del mundo del espectáculo o deporte, aterriza en España.

Fundada por Steven Galanis, Martin Blencowe y Devon Townsend es posible que sea la más conocida a nivel internacional. Pero no es la única. Desde que se crease hace cinco años y pese a recibir peticiones de 183 países, a Cameo le han salido clones locales por todo el mundo. En el caso de España, Cleb ha ocupado el lugar para los famosos patrios. Carmen Lomana, Rappel, Kiko Rivera, Sofía Suescun o el Maestro Joao son algunos de los que se han sacado un sobre sueldo en esta aplicación. También Memmo Heyou!, que imitando también el negocio de Cameo, fue la primera en aterrizar en España.

De esta forma, Cameo tendrá que competir por el grupo de famosos. Con una ventaja, eso sí: su largo historial a cuestas. Porque Cameo no ofrece solo a los famosos locales. Con un catálogo extenso, abre la puerta a lo más granado del famoseo estadounidense. Eso sí, más caro que la media local.

Cameo: de Chuck Norris a Pau Gasol

El crecimiento de Cameo había sido grande hasta 2020. La idea de poder contactar con famosos y que estos manden un vídeo profesionalizado era bastante atractiva. No solo para los fans, también para los artistas. La llegada de la pandemia y el confinamiento reforzó el modelo de negocio para un grupo de famosos que no tenía más recursos que contactar directamente con sus seguidores. Mientras algunos han optado por Only Fans para ganar un sueldo extra, otros han optado por algo más light.

Con estas, la oferta de Cameo puede ser probablemente la más amplia. En Estados Unidos, donde más tradición cuentan, alcanzan algunos de los nombres más destacados. Y también caros. Recibir un mensaje directo de Lindsay Lohan cuesta 435€, Chuck Norris con 392 € o los 653 € del jugador de beisbol Mariano Rivera. El listado es prácticamente interminable y disponible también por segmentos. ¿Eres fan de Harry Potter, Juego de Tronos o La Casa de Papel? Ahí tienes todos los actores disponibles. Y no, no están ni Daniel Radcliff, Emma Watson, Emilia Clarke. Lo sentimos.

¿Qué hay de España? Por supuesto, la llegada oficial de Cameo viene acompañada de caras reconocidas. Alaska y Mario no faltan a la cita. 83 € en ambos casos. También Juan Magán por 74 € o Pau Gasol, el más caro del país, por 261 €. Desde la plataforma apuntan a que ninguno de los españoles presentes en el listado están sujetos a exclusividad, por lo que es probable que los encuentres en otras aplicaciones de la competencia.

Mensajes directos o personalizados

Como si de elegir un restaurante se tratase, en este caso hay que tener muy en cuenta las valoraciones de los famosos. El hecho de que estén en el catálogo no es garantía de tener nuestro mensaje personalizado. Y aquí está la gracia del asunto, no todos están especialmente abiertos a mandar mensajes de forma continua.

Los vídeos personalizados son prepago, el personaje tiene unos días para responder. Si no acepta se devuelve el importe. El asunto viene en los mensajes directos. Con un coste de apenas unos euros, el hecho de mandarlos no garantiza que este sea respondido. Si no hay réplica, no volverás a ver tu dinero. Así que quieres mandar uno a cualquier famoso del catálogo de Cameo, asegúrate antes de si suele responder o no.

Por otro lado, la monetización de Cameo también ha ido durante los últimos meses por la vía de los mensajes para empresas. Igual que los vídeos para cumpleaños, pero como regalo de un jefe a sus empleados. También con la creación de una pasarela de compra de NFT. Creados por alguno de los famosos del listado, los seguidores de Cameo tendrán opción de compra anticipada a alguno de los activos digitales. De nuevo, una vía de negocio adicional para un gran grupo de rostros conocidos.