Año nuevo, vuelta alrededor del Sol nueva. Bueno, en realidad, podemos contar nueva vuelta alrededor del Sol cuando queramos, para eso es un movimiento cíclico y cerrado. No todas las culturas celebran el inicio de año ahora. Sin embargo, lo cierto es que aproximadamente a principios de año en el calendario gregoriano ocurre algo importante con la vuelta de la Tierra alrededor del Sol. Nuestro planeta alcanza su perihelio y, por lo tanto, su mayor velocidad del año. En 2022, ese aumento de la velocidad de la Tierra ha sucedido hoy, 4 de enero, a las 09:00 UTC (10:00 hora peninsular española).

El perihelio es, en realidad, el momento en el que un planeta, en este caso el nuestro, se encuentra más cerca del Sol. Nosotros no nos damos cuenta, ni de que nos hemos acercado un poco más al astro rey ni de que el planeta se mueve un poco más deprisa. Pero lo cierto es que es así. La velocidad de la Tierra ha alcanzado una cifra que no volverá a rozarse hasta el año que viene.

¿Pero a qué se debe esta carrera de inicio de año? La explicación nos la brindó hace ya más de 400 años uno de los físicos más importantes de todos los tiempos: Johannes Kepler

Bienvenidos al perihelio

Cuando por fin se abandonó el modelo geocéntrico y se asumió que no somos el ombligo del universo y que la Tierra, en realidad, gira alrededor del Sol, se concibió que lo hacía en una órbita circular, con el astro que nos da calor en su centro.

De ser así, siempre nos encontraríamos a la misma distancia del Sol en nuestro viaje a su alrededor. Sin embargo, a principios del siglo XVII, Kepler cambió esta concepción.

Kepler realizó sus cálculos mediante las observaciones realizadas antes por otro astrónomo, el danés Tycho Brahe

Había pasado años estudiando los datos obtenidos por otro astrónomo, el danés Tycho Brahe. Concretamente, se centró en las mediciones que este realizó a través de la observación de Marte. No tenían sentido en una órbita circular. Por eso, realizó varios cálculos que le llevaron a descubrir que, en realidad, los planetas del sistema solar, así como otros cuerpos celestes, se mueven en órbitas elípticas alrededor del Sol. 

Por eso, la distancia al Sol, que se encuentra dentro de esa elipse, ya no es siempre la misma. Habrá un punto de máximo acercamiento, llamado perihelio. Y otro de máximo alejamiento, llamado afelio.

El que acabamos de alcanzar ahora es el perihelio. ¿Pero qué tiene que ver todo esto con la velocidad de la Tierra?

La velocidad de la Tierra alcanza su valor máximo 

Tras descubrir la órbita elíptica, en 1609 Kepler enunció varias leyes que ayudaban a comprender mejor la velocidad y el movimiento de los planetas alrededor del Sol.

Entre los datos que estas recogen, se encuentra que las áreas recorridas por la línea que une el Sol y el planeta en cuestión es la misma en tiempos iguales. Por lo tanto, cuando el planeta se encuentra más cerca, en el perihelio, irá más deprisa.

En el perihelio la velocidad de la Tierra alcanza los 30,75 km/s

La velocidad de la Tierra es de 29,8 km/s de media. Sin embargo, en el perihelio asciende hasta los 30,75 km/s y en el afelio desciende hasta los 28,76 km/s.

Esto no afecta a las temperaturas, como bien podemos comprobar. De hecho, aunque en el hemisferio sur sí que están en verano, en el norte el perihelio, con su punto de máximo acercamiento, coincide con el invierno y el afelio, más alejado, con el verano.

Sus máximas implicaciones, por lo tanto, se relacionan con la velocidad de la Tierra. Año nuevo, carrerita nueva.