Los planes de Apple en relación al iPad Pro de próxima generación aún son una incógnita, aunque nos hemos vuelto a topar con rumores de sus posibles características, tanto estéticas como funcionales. Según publica 9to5Mac, citando fuentes ligadas a los planes de diseño de la firma californiana, la nueva versión del dispositivo no incorporaría cristal en la parte trasera.

Dicha posibilidad se puso de manifiesto originalmente en junio del año pasado, pocas semanas después del lanzamiento del iPad Pro con procesador M1. En teoría, utilizar una cubierta de cristal facilitaría la incorporación de la carga inalámbrica a través del sistema MagSafe. Sin embargo, esto también habría provocado incertidumbre sobre la fragilidad del dispositivo y, aparentemente, habría llevado a los de Cupertino a evaluar otras posibilidades.

El citado informe indica que Apple estaría experimentando con prototipos del iPad Pro con el isotipo de la manzana más grande en la parte trasera. El mismo sí sería de cristal y permitiría adoptar el sistema de carga inalámbrica, algo que los usuarios vienen reclamando desde hace tiempo.

También se menciona que el dispositivo tendría imanes más fuertes para evitar que el cargador se desprenda accidentalmente; e incluso que soportaría una carga más rápida que la que puede lograr el iPhone vía MagSafe. Lo que no se menciona es si incorporará la carga wireless inversa; la misma permitiría dotar de energía a otros dispositivos apoyándolos sobre la parte posterior del iPad Pro.

El próximo iPad Pro podría llegar con novedades varias

Si bien la estética del próximo iPad Pro no cambiaría demasiado en comparación con la versión actual, 9to5Mac menciona otras opciones a tener en cuenta. Por un lado se indica que la tablet de Apple podría llegar con una batería de mayor tamaño. Esto podría ser motivado por dos cuestiones: por un lado, las quejas de los usuarios por el consumo de energía del Magic Keyboard; y por el otro, porque el dispositivo podría presentarse en versiones con pantallas más grandes.

Esto último tampoco es algo precisamente nuevo. Ya a mediados del año pasado, Mark Gurman, de Bloomberg, vaticinó que Apple podría lanzar variantes con paneles de 14 y 16 pulgadas. De concretarse, implicarían un salto muy importante en comparación con el actual modelo de mayor tamaño, que alcanza las 12,9 pulgadas. Sin embargo, la decisión se fundamentaría en satisfacer las necesidades de los usuarios profesionales.

Los más recientes rumores sobre el iPad Pro del 2022 también ponen sobre la mesa la posibilidad de que se lance con un nuevo procesador. Si bien algunos analistas ya juegan sus cartas a un hipotético chip M2, no existen demasiados indicios al respecto más que una proyección basada en el comportamiento de Apple en años anteriores.

Y en cuanto a la faz estética, seguramente de poco importará a los usuarios si la cubierta trasera es de cristal o de aluminio si no le pueden sacar todo el jugo al hardware en su interior. Recordemos que el iPad Pro M1 fue criticado porque las apps solamente podían usar hasta 5 GB de memoria RAM, incluso en el modelo de 16 GB; inconveniente que se solucionó recién en septiembre pasado con la actualización a iPadOS 15.