Esta noche, en la madrugada del 3 al 4 de enero, podremos disfrutar del pico máximo de las cuadrántidas. Se trata de una lluvia de estrellas que en realidad comenzó el 1 de enero y que seguirá rayando el cielo hasta la noche de Reyes. Quizás vayan demasiado deprisa para guiar a los Reyes Magos hasta el portal; pero, sin duda, nos ofrecerán noches de lo más mágicas para estrenar los eventos astronómicos de este 2022.

Junto a las perseidas de agosto y las gemínidas de diciembre, esta es una de las lluvias de estrellas más intensas. En los tres casos pueden llegar a alcanzar hasta 100 meteoros por hora. En este caso, se espera que en el pico de las cuadrántidas veamos de media una estrella cruzando el cielo cada cuatro minutos. 

Y lo mejor de todo es que este año el pico coincidirá con la Luna nueva. Es decir, el cielo se encontrará muy oscuro y hará mucho más fácil ver incluso los meteoros más brillantes. Ahora bien, ¿qué es lo que tenemos que hacer para disfrutarlos? Pues, básicamente, mirar al cielo. Es lo bueno de este tipo de fenómenos, que no necesitan instrumentación ni formación previa. Solo paciencia y, si te encuentras en el hemisferio norte, ropa de abrigo.

¿De dónde vienen las cuadrántidas?

Todas las lluvias de estrellas proceden de los restos de algún cometa o asteroide que se encuentran periódicamente con la Tierra en su viaje alrededor del Sol y se encienden al cruzar nuestra atmósfera. En el caso de las cuadrántidas, proceden del asteroide 2003 EH

Todas las lluvias de estrellas tienen también algo conocido como radiante. El lugar del que parecen nacer, normalmente una constelación; que, de hecho, suele ser la encargada de darles nombre. Por ejemplo, en el caso de las gemínidas su radiante está en la constelación de Géminis y para las perseidas en la de Perseo.

La radiante de esta lluvia de estrellas se encuentra en la constelación del Boyero

En cambio, las cuadrántidas tienen su radiante en la constelación del Boyero. Lo del nombre puede parecer extraño, pero esta constelación ocupa parte de la que antiguamente se conocía como Quadrans Muralis. El Boyero está cerca de la Osa Mayor, de ahí que en el hemisferio sur se vayan a ver muy pocas cuadrántidas.

Eso sí, cabe destacar que, si bien parece que nacen en su radiante, pueden verse mirando a cualquier otro punto del cielo.

¿Cómo podemos ver esta lluvia de estrellas?

Aunque en el pico de las cuadrántidas disfrutaremos de una noche bien oscura, no deja de ser necesario buscar un lugar alejado de la contaminación lumínica. Como con cualquier otra lluvia de estrellas.

Solo así podremos disfrutar del máximo posible de meteoros. Esto es un fastidio si vivimos en la ciudad, especialmente en lugares como España; donde, a falta de la llegada de los Reyes Magos, siguen encendidas las luces de Navidad.

El Instituto de Astrofísica de Canarias retransmitirá la lluvia de estrellas en directo desde el Observatorio del Teide

Por eso, contamos también con la transmisión en vivo que se realizará desde algunos observatorios astronómicos. Por ejemplo, el Instituto de Astrofísica de Canarias llevará a cabo una desde el Observatorio del Teide.

Aunque la lluvia de estrellas podrá verse durante toda la noche, se verá mejor bien entrada la madrugada, pues la constelación del Boyero se encontrará más alta en el horizonte. Por eso, la retransmisión comenzará a las 7 de la mañana, hora peninsular española. Las 06:00 en Canarias. 

Si preferimos verlas in situ y tenemos la oportunidad, no hay más que buscar un lugar oscuro, fijar la vista en el cielo hasta que nuestros ojos se adapten a la oscuridad y esperar. Es un planazo para realizar con niños, pues podemos decirles que se trata de la estrella que esta semana guiará a los Reyes Magos hasta sus casas. Así podremos tenerles ilusionados hasta la que ya sí que sí será la noche más mágica del año.