The Batman, de Matt Reeves, será uno de los grandes eventos cinematográficos del año. No solo se trata del regreso del héroe de Gotham con un nuevo rostro. A la vez es una aproximación novedosa que presenta al personaje desde una óptica distinta. Más joven y violento, al parecer narrará los primeros pasos del personaje como el vigilante de la ciudad. 

Pero en especial, la película hará énfasis en sus brillantes habilidades deductivas y detectivescas. La versión de Reeves, está encaminada a rescatar la esencia del Batman de sus primeras apariciones en el cómic. Además de mostrar una historia realista y brutal que mostrará el lado más inquietante del personaje.

Por ese motivo, tal parece que el argumento integrará a la ya conocida historia de Batman elementos de eventos reales. Hace poco, trascendió la noticia que Paul Dano basó su personaje de Enigma en el asesino del Zodiaco, el asesino en serie que jamás fue atrapado. De hecho, el actor hizo hincapié en el hecho que su villano tendrá las características metódicas y enigmáticas del criminal. Se trata de una vuelta de tuerca interesante, que abre espacio y lugar a la nueva personalidad del personaje.

Batman contra el rostro más tenebroso del crimen 

Ahora, es el propio director el que comenta que The Batman incluirá eventos basados en el crimen real. En específico, en la idea de la corrupción política. Por supuesto, las diferentes versiones de Batman en el cine han lidiado varias veces con el poder y su degradación. Pero según comenta Reeves, en esta ocasión será un elemento esencial para comprender las actuaciones del personaje.

Warner Bros.

En una entrevista a MovieMaker, Reeves relató que tomó la decisión de explorar una adaptación de Batman desde sus orígenes. La idea le llevó a investigar sus primeras apariciones en Detective Comics #27 de 1939. Para entonces, el dúo de creadores Bob Kane y Bill Finger crearon un personaje muy parecido en esencia a los investigadores privados del cine negro. Y por supuesto, eso permitió a Reeves replantear la idea sobre contra qué y quién lucha en realidad el cruzado de la capa de Gotham

“Esta idea de un lugar que es corrupto, y tratas de nadar contra la corriente para luchar contra ella y marcar la diferencia, es la quintaesencia de Batman. Tenía que haber una conspiración muy profunda. Entonces vi (el film) Todos los hombres del presidente y volví a leer el libro. Comencé a decir: Bien, entonces, ¿cómo empezamos a describir qué tan alto llegó la corrupción? Es muy parecido a (ese film) en ese sentido”.

Todos los hombres del presidente (1976) de Alan J. Pakula relata lo ocurrido durante el escándalo político Watergate. Basada en el libro del mismo nombre de Bob Woodward y Carl Bernstein, recorre la investigación periodística que provocó la destitución de Ricardo Nixon. Para Reeves parece haber sido de considerable importancia, comprender cómo el poder puede llegar a convertirse en enemigos del héroe de turno.

Parte de esa historia parece reflejarse en la del alcalde de Gotham, Rupert Penry-Jones (Don Mitchell Jr) y con toda probabilidad en la del fiscal de distrito Gil Colson (de Peter Sarsgaard). Por curioso que parezca, los personajes de Batman comparten apellidos con varios elementos claves del caso Watergate. Como se recordará Chuck Colson y el director de campaña John N. Mitchell, fueron de esencial importancia en medio del escándalo.

“Quería fragmentos de esos nombres, porque deseaba que la conspiración viniera con esa contundencia de la historia y credibilidad” añadió Reeves. El director también explicó que, en términos de la trama de la película de Batman, el poder lo es todo. De hecho, el acertijo de Dano terminará por asesinar a figuras relevantes de la política de la ciudad. Pero a la vez, también descubrirá sus pasados y retorcidos vínculos con el mundo criminal. 

De esa forma, el asesino hará que Batman y el James Gordon de Jeffrey Wright deban seguir las pistas hacia el verdadero centro del crimen. “Será una especie de historia clásica de detectives”, dijo Reeves. Para Reeves, ambos personajes tienen el mismo peso en la trama que los reporteros del Washington Post Bob Woodward y Carl Bernstein.