Alexa, el asistente virtual de Amazon, se ha caído a nivel global, según reportes a través de Downdetector tal y como ha confirmado la compañía a través de Twitter. Al parecer, los Amazon Echo, altavoces inteligentes que incluyen el asistente de la compañía, no son capaces de procesar las peticiones de sus usuarios y responden a los comandos alegando que tienen "problemas de conexión". La app de Alexa, disponible para iOS y Android, así como algunos servicios relacionados con Amazon, también están fallando.

Los reportes han comenzado a primera hora de la mañana, y afectan a varios lugares donde Alexa está operativo. Entre ellos, España, Reino Unido, Francia, Italia y otros países, como Estados Unidos o Turquía. El principal problema es la imposibilidad de contactar con el asistente a través de un Amazon Echo, y esto también afecta a la posibilidad de gestionar los dispositivos inteligentes. "Todos mis dispositivos, así como enchufes y luces no funcionan a la vez, qué ha pasado ??", comenta un usuario en Downdetector.

Amazon ha confirmado la caída de Alexa y los problemas de los Amazon Echo a través de Twitter. La compañía, por el momento, se encuentra trabajando en una solución, pero se desconoce cuándo volverá a estar disponible. Mientras tanto, el usuario puede comprobar qué tiempo hace asomándose por la ventana o encender las luces mediante el interruptor físico.

"Lamentamos sinceramente las molestias ocasionadas. De hecho, se trata de un problema general [en referencia a la caída de Alexa], nuestros técnicos están trabajando en una solución, os pedimos paciencia".

Comenta el soporte técnico de Amazon a través de Twitter.

Alexa vuelve a recuperarse poco a poco

Tras varias horas caído en todo el mundo, el asistente virtual de Amazon parece estar recuperando la conexión. Algunos usuarios confirman que ya pueden realizar comandos mediante su altavoz inteligente o a través de la app, y los accesorios conectados, como las luces, ya funcionan con normalidad. No obstante, parece que se trata de una recuperación del servicio escalonada. Es decir, algunos dispositivos podrían tardar un poco más en volver a funcionar correctamente.