Tras la polémica desatada por el cambio de condiciones en WhatsApp, y las críticas de sus usuarios por la obligación de aceptar unos términos sobre los que no estaban totalmente de acuerdo, la compañía pisó el freno. WhatsApp relajó parte de las condiciones, ampliando el plazo para que los usuarios aceptasen los términos sin perder el acceso al servicio de mensajería.

Parecía un tema de zanjado, una polémica que si bien había impulsado a a la competencia de WhatsApp a los primeros puestos de las tiendas de apps, la crisis para el servicio de mensajería fue más reputacional que lesiva, al menos desde el punto de vista de la opinión pública.

No obstante, vuelve la polémica en torno WhatsApp porque la compañía ha cambiado su política de privacidad, esta vez no por la presión de los usuarios, si no por la presión regulatoria.

El regulador de protección de datos irlandés, abrió una investigación en 2018 para determinar si la política de WhatsApp cumplía con el Reglamento de Protección de datos. Ahora y con la investigación concluida, el regulador ha multado a WhatsApp con 225 millones de euros, la segunda sanción más grande en materia de protección de datos.

Una multa multimillonaria que obliga a WhatsApp cambiar su política de privacidad

La multa a WhatsApp por violar a RGPD no ha venido sola, puesto que el regulador también ha obligado al servicio de mensajería a volver a cambiar su política de privacidad para cumplir con la normativa europea. WhatsApp a ya ha apelado la decisión (y la sanción del regulador, pero el cambio en la política de privacidad tiene efecto inmediato mientras se estudia el recurso.

Con todo, este cambio solo afectará a un pequeño grupo de usuarios de los millones que tiene en todo el mundo. ¿A quién? solo a los usuarios europeos.

Según apuntan desde la BBC, la nueva política de privacidad de WhatsApp solo incluye ajustes menores y algunas matizaciones que únicamente se recogen en la versión europea. Una versión que ya era de por sí diferente a la que se aplica en el resto del mundo.

Con todo, parece que ya no será necesario que se acepten los nuevos términos de WhatsApp para seguir usando la aplicación, a menos de momento:

Según lo ordenado por la Comisión de Protección de Datos de Irlanda, hemos reorganizado y agregado más detalles a nuestra Política de Privacidad para personas en la Región Europea. No estamos de acuerdo con la decisión y apelamos porque creemos que ya proporcionamos la información requerida a todos nuestros usuarios. Esta actualización no cambia nuestro compromiso con la privacidad del usuario o la forma en que operamos nuestro servicio, incluida la forma en que procesamos, usamos o compartimos sus datos con nadie, incluido Meta. Dondequiera que se encuentre en el mundo, protegemos todos los mensajes personales con cifrado de extremo a extremo, lo que significa que nadie, ni siquiera WhatsApp, puede leerlos o escucharlos ".

Portavoz de WhatsApp

Los cambios en la política de privacidad ya están en vigor y se aplican a todos los usuarios europeos.