La red social de Jack Dorsey ha verificado una cuenta falsa que se hacía pasar por Trygve Slagsvold Vedum, actual ministro de Finanzas en Noruega. La culpa, en este caso, no es de Twitter, sino del propio gobierno del país escandinavo, que envió la solicitud a la compañía para proceder a su verificación pensando que realmente ese era el usuario del diputado. ¿El problema? Trygve Slagsvold Vedum no posee un perfil de Twitter.

El portal noruego NRKBeta ha podido confirmar que fue la oficina del Primer Ministro y la autoridad de seguridad de Noruega quienes pidieron a Twitter verificar esa cuenta junto a la de otros nuevos políticos. Ambas administraciones son las encargadas de realizar este tipo de gestiones desde el pasado 13 de septiembre, cuando se celebraron las últimas elecciones al Parlamento.

Anne Kristin Hjuske, máxima responsable de comunicaciones de la Oficina del Primer Ministro, destacó al citado medio que fue "un error en los informes" lo que causó que se verificara ese usuario. "La cuenta ya se ha eliminado y nos hemos asegurado de que no se hayan verificado más", asegura.

Esta vez Twitter no tiene la culpa

Photo by Claudio Schwarz on Unsplash

La cuenta falsa, en concreto, parecía publicar tweets que contradecían las políticas de su propio partido, pero parece que nadie se dio cuenta. NRKBeta menciona a The Verge que pudo haber sido el usuario que está detrás de ese perfil quien convenció a las administraciones para realizar el proceso de verificación. Presumiblemente, haciéndose pasar por el ministro de Finanzas del país. Curiosamente, el propio perfil oficial del Departamento de Finanzas de Noruega confirmó que Trygve Slagsvold Vedum no tenía una cuenta privada en la plataforma.

No es la primera vez que Twitter otorga la popular insignia azul a una cuenta no oficial. La compañía, recordemos, verificó por error varias cuentas que formaban parte de un botnet y que publicaban tweets con enlaces que redirigían a contenido malicioso. Estas, en concreto, no mostraban ningún tipo de información personal y tampoco cumplían ninguno de los requisitos impuestos por la plataforma. Alex Stamos, ex director de seguridad de Facebook, intuyó que los usuarios fueron verificados por los propios funcionarios de Twitter, quienes podrían haber recibido un soborno a cambio.

Tras la polémica, la red social decidió suspender temporalmente el proceso de solicitud de verificación para realizar mejoras en el mismo. Actualmente, el formulario ya está disponible para todos los usuarios de la plataforma.