Rolls-Royce, uno de los mayores fabricantes de motores aeronáuticos del mundo, realizó hace dos meses el vuelo inaugural del Spirit of Innovation, su primer avión completamente eléctrico. La compañía, confiada en las capacidades de su ambicioso proyecto, dijo que los próximos vuelos de estarían marcados por la velocidad y que podría alcanzar los 480 km/h.

Tiempo más tarde, han superado sus propias predicciones. El Spirit of Innovation se ha convertido en el avión totalmente eléctrico más rápido jamás desarrollado. Y si bien la aviación eléctrica está en sus albores, el récord no es nada despreciable. Se trata de una velocidad máxima de 623 km/h en las pruebas más recientes.

Pero el avión eléctrico de Rolls-Royce no estableció solo un récord mundial, sino tres, como señala la compañía en un comunicado de prensa. La aeronave alcanzó los 555,9 km/h durante 3 kilómetros. Así, superó el el récord anterior de 132 mph (213 km/h) que estaba en poder del Extra 330 LE Aerobatic.

También recorrió 15 kilómetros a una velocidad máxima de 532,1 km/h, dejando atrás los 292,8 km/h del récord anterior. ¿Eso es todo? No, aún hay más. La aeronave de Rolls-Royce tardó solo 202 segundos en alcanzar los 3.000 metros de altura, una característica muy importante para las aeronaves.

Las auspiciosas pruebas se completaron el 16 de noviembre en la pista Boscombe Down del Ministerio de Defensa del Reino Unido. No obstante, los récord aún no están certificados. Rolls-Royce ha enviado los datos a la Fédération Aéronautique Internationale (FAI), que es la encargada de controlar y certificar los récords aeronáuticos y astronáuticos mundiales.

¿Qué características tiene el Spirit of Innovation de Rolls-Royce?

Crédito: Rolls-Royce

El Spirit of Innovation de Rolls-Royce es un avión mono hélice con un diseño bastante tradicional. Sin embargo, en su interior alberga un motor eléctrico de 400 kW y el paquete de baterías más denso del mundo, con 6.480 celdas. Esta combinación tecnológica, según la compañía, han sido elementales para alcanzar los mencionados récords.

Rolls-Royce no está sola en este proyecto. De hecho, participan varios actores tanto públicos como privados. El gobierno del Reino Unido, el Instituto Aeroespacial de Tecnología (ATI), Electroflight y YASA son algunos involucrados. Todos bajo la órbita del programa de Aceleración de la Electrificación del Vuelo (ACCEL, por sus siglas en inglés).

Este tipo de avances son un paso hacia adelante en materia de aviación eléctrica. No obstante, el Spirit of Innovation no está pensado para ser producido, sino para que Rolls-Royce pueda poner a prueba sus motores eléctricos. La compañía sí está trabajando con Tecnam para poner en funcionamiento un avión eléctrico de pasajeros en 2026.