Después de varias horas de incertidumbre, Twitch finalmente ha podido confirmar que los alarmantes reportes son verdaderos. La plataforma de streaming en directo fue víctima de un hackeo, el cual ha dejado expuesto su código fuente, contraseñas cifradas e incluso información privada sobre las ganancias de algunos de los streamers más populares del mundo. Entre ellos se encuentran los españoles Auronplay, Ibai, El Rubius y The Grefg.

"Podemos confirmar que se ha producido una brecha de seguridad. Nuestros equipos están trabajando con urgencia para entender el alcance de la situación. Mantendremos informada a la comunidad tan pronto como dispongamos de más detalles. Gracias por vuestra paciencia", mencionaron en su breve comunicado publicado en Twitter. Evidentemente, estamos ante una situación bastante seria en la que Twitch debe ser totalmente transparente y oportuna al ofrecer nueva información. Sobre todo porque el hackeo involucra la filtración de datos privados de usuarios.

El hackeo a Twitch involucra a un archivo de 120 GB que sigue circulando en sitios de torrents. Sin embargo, primeramente se publicó en 4Chan. Entre los datos es posible encontrar los pagos que reciben los streamers más famosos de la plataforma. Auronplay, por ejemplo, ocupa la novena posición a nivel mundial, ingresando poco más de 3 millones de dólares entre agosto de 2019 y octubre de 2021. Es decir, está actualizado con información reciente.

Pero más allá de exponer datos privados, el hackeo a Twitch también permitió robar el código fuente y herramientas de desarrollo de la plataforma, que es igual de preocupante. Este tipo de archivos, en las manos equivocadas, puede convertirse en un arma de doble filo. Los atacantes podría estudiar el código en busca de vulnerabilidades que les permitan perpetrar un nuevo ataque en el futuro, por mencionar solo una de las posibles causas.

Debido a lo anterior, es clave que Twitch nos mantenga actualizados sobre qué sucedió, cómo ocurrió y cuál es el alcance del hackeo. Además, claro, deberá responder de manera directa a los streamers afectados, pues seguramente no están nada contentos al ver que esta información ahora es del dominio público. Sin duda, esta historia apenas nos brinda sus primeros capítulos.