WhatsApp, Instagram y Facebook se han caído en múltiples ocasiones. Sin embargo, quizá ninguna será tan recordada como la del 4 octubre. No solo por lo prolongada que fue (6 horas), sino también por el fallo severo que se produjo en toda su red. Por supuesto, este tipo de situaciones son aprovechadas por la competencia, sobre todo en el sector de la mensajería. Y es que muchos encontraron en Telegram un salvavidas temporal.

Según Pavel Durov, CEO de Telegram, sumaron 70 millones de nuevos usuarios gracias a la caída de WhatsApp. La descomunal cifra deja en evidencia la urgencia que tenía tantas personas por recobrar la comunicación. Y es que más allá de usar WhatsApp para conversar con seres queridos, la plataformas también es usada —erróneamente— para la comunicación laboral; incluso en una época donde existen múltiples herramientas diseñadas específicamente para cumplir ese propósito.

Aunque dar la bienvenida a 70 millones de usuarios en cuestión de horas es un logro que muchas aplicaciones ven como un sueño lejano, la pregunta que queda en el aire es: ¿cuántos de ellos se mantendrán activos? Posiblemente, una buena parte solo se registró en el servicio mientras Facebook y sus servicios volvían a la vida. Sin duda, sería interesante conocer cuál fue el nivel de retención que tuvo Telegram con los recién llegados.

“Estoy orgulloso de cómo nuestro equipo manejó el crecimiento sin precedentes porque Telegram continuó funcionando sin problemas para la gran mayoría de nuestros usuarios. Dicho esto, algunos usuarios en América pudieron haber experimentado una velocidad más lenta de lo habitual, ya que millones de usuarios de estos continentes se apresuraron a registrarse en Telegram al mismo tiempo", mencionó Durov (vía TechCrunch).

Telegram se apoya en la desgracia de WhatsApp, otra vez...

Un punto curioso es que esta no es la primera vez que Telegram se apoya en las dificultades de WhatsApp para crecer. A principios del presente año, tras darse a conocer las nuevas condiciones de servicio de WhatsApp, 25 millones de personas se unieron a Telegram de la noche a la mañana. Eso sí, la fiebre duró muy poco, pues WhatsApp dio marcha atrás para evitar un problema mayor y la mayoría terminó aceptando las nuevas normas.