¿Hay algo más bonito que ver una fila de patos pequeñitos nadando detrás de su mamá? Bueno, posiblemente sí que lo haya, pero desde luego podemos decir que está en el top ten de imágenes adorables. Y quizás porque lo vemos tan bonito y tan natural no nos hayamos preguntado nunca por qué lo hacen. Pero no, no es para desprender adorabilidad, sino para nadar más, esforzándose menos.

Es la conclusión de un estudio que se acaba de publicar en Journal of Fluid Mechanics, de la mano de científicos de la Universidad de Strathclyde, en Reino Unido, y la Universidad de Ciencia y Tecnología de Jiangsu, en China. 

En él, elaboran una serie de modelos numéricos en los que se demuestra que, efectivamente, la manera más eficaz de nadar para los patitos es en fila india. Todos detrás de mamá. Veamos el motivo.

¿Por qué los patos nadan en fila?

Mamá pato está mucho más curtida en el arte de nadar que sus patitos. Por eso, es la que hace la mayor parte del esfuerzo.

Ya se sabía por estudios anteriores que nadar en fila les ahorra mucho esfuerzo a los patos pequeños

De hecho, estudios anteriores a este, realizados en peces, mostraron que estos podrían ahorrar hasta un 62,8% de esfuerzo metabólico si nadan detrás de un líder. Esto sugiere que podría ser la causa por la que los patos nadan detrás de su madre. Pero aún seguiría sin estar clara la explicación física de ese ahorro. Y eso es lo que buscaron estos científicos. 

Con su modelo, vieron que las olas que genera la madre al nadar chocan con las del patito que va inmediatamente detrás de ella, de modo que se interrumpe el arrastre al que este se vería sometido, permitiéndole empujarse hacia delante. Pero no solo el primero se ve beneficiado. En realidad este esfuerzo materno sirve a todos los patos de la fila, pues la ola generada en cabeza puede ir de uno en otro sin perder energía en el camino. 

En resumen, estos científicos describen que los patos montan las ondas generadas por su madre. Es algo así como si ella fabricara las olas y ellos las surfearan para poder avanzar. 

Y esto es algo que también condiciona a los patos en otras facetas de su vida. Por ejemplo, los autores del estudio creen que los beneficios de nadar en fila pueden moldear sus instintos primarios, pues tienden a seguir inconscientemente cualquier objeto que vean en movimiento cuando pasan un periodo en tierra. No tiene por qué ser necesariamente su madre. Ni siquiera otro pato.

Inspiración para construir barcos

Los seres humanos acostumbramos a tomar a los animales como inspiración para nuestras propias tecnologías. Por ejemplo, el vuelo de los murciélagos ha sido muy estudiado para el desarrollo de drones. También los ojos de las abejas han servido como inspiración a los ingenieros para desarrollar las tecnologías de imagen en 3D que usan los coches autónomos. Incluso hay materiales inspirados en la capacidad de camuflaje del pulpo o la sepia.

No es raro, por lo tanto, que los patos también puedan inspirar a los seres humanos. Por ejemplo, para la elaboración de buques. Y es que, en este mismo estudio, sus autores concluyen que, quizás, esas causas físicas por las que les resulta tan ventajoso nadar en fila se podrían aplicar a la construcción de navíos de carga, capaces de transportar cargas mayores, sin necesidad de gastar más combustible.

En definitiva, sí, los patitos nadando en fila detrás de su mamá son adorables. Pero también toda una fuente de inspiración.