Con la época de terror también llegan distintas adaptaciones y propuestas inspiradas en este género en Disney+. En ese contexto se enmarca Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes, un relato corto (dura menos de una hora) pero compacto en cuanto a referencias, que es como decir entretenimiento. Se entiende, si se tiene en cuenta que en esta película animada se mezclan dos universos potentes y que, por su tradición, alcanzan a distintas generaciones. 

Lego y Star Wars representan la infancia para muchas personas. Tenerlos enlazados en otra producción de este estilo apela a la nostalgia. Pero Lego Star Wars Cuentos escalofriantes no se queda ahí. La historia se apoya en hechos recientes dentro de la saga de películas, y hace distintos guiños a historias ya no solo importantes dentro del relato de La guerra de las galaxias sino de la cultura pop contemporánea. 

Ese último aspecto hace que Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes parezca un homenaje a distintas producciones, sin apartarse de la historia que quiere contar. Por el contrario, su mérito es saber relacionar sus aspiraciones de tributo con referencias cinematográficas clásicas y desarrollar la historia que quiere contar. El trayecto entre una y otra cosa da como resultado un film que sirve para acompañar una tarde de domingo.

 'Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes'
y algunas referencias

Desde la estética del afiche hasta el posterior desarrollo de Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes se recuerda a Historias de la cripta o Cuentos de la cripta, según se haya visto en España o en Latinoamérica. Esa franquicia trató una serie de relatos tenebrosos escritos por William Maxwell Gaines durante los años 1950 que luego fueron adaptados a la televisión. ¿Cuál fue el resultado de ese trabajo? Un clásico televisivo de los ochenta y noventa. 

Historias de la cripta tuvo un total de siete temporadas, a través de las cuales se abordaron distintos mitos y relatos de terror. La serie tuvo tal impacto que varios de los actores más famosos de Hollywood prestaron sus voces para las distintas historias. Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes bebe de esa fuente para tratar distintos relatos, con Vaneé, el asistente de Darth Vader, como narrador. Cada una de esas historias tiene un fin en relación con Poe y BB-8, los protagonistas, quienes deberán apoyarse uno a otro para salir de un par de aprietos.

Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes se ubica, de forma temporal, en acontecimientos que ocurrieron luego de El ascenso de Skywalker (J. J. Abrams, 2019). Ese punto de partida le permite al relato apoyarse en referencias recientes, como la de Vanné, por ejemplo, y a su vez tomar de las historias previas para hacer distintos guiños. Esa conexión entre narrativas pasadas y presentes es la base que sustenta los tres “cuentos escalofriantes” que se desarrollan.

Los 'What If…'

Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes se estrena luego de que Lucasfilm y Disney trabajaran en conjunto con distintos estudios de animación japonesa para dar forma a Star Wars: Visions. Esta serie de relatos independientes a la narrativa instaurada, no canónicos, viene a responder una pregunta que Disney también ha explotado en los últimos meses a través de Marvel: ¿Qué pasaría sí…?. Si bien el formato no es exacto, no deja de parecer curiosa la sintonía. 

Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes se apoya en personajes con un rol secundario dentro para enlazar con distintas historias. El riesgo con este tipo de propuestas es que, en el caso de esta franquicia, las nuevas producciones parecen responder más a un interés comercial que narrativo. El peligro es que, a través de esa búsqueda, se pueden afectar todo lo anterior. 

El espectador que omita lo anterior encontrará en Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes una producción de calidad, marcada por el humor y la exploración de distintos escenarios, aspectos en las que destaca. ¿Un ejemplo? La transformación de un castillo de Darth Vader en un hotel. No es poco todo este trabajo: en un mundo cada vez más digitalizado, la compañía se las apaña para seguir estando presente en los hogares. El cuidado de este objetivo, más allá del formato Lego, se ve en las referencias que utiliza.

En Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes hay dos guiños que resultan evidentes y que elevan el tono de homenaje de la película. Las referencias a El resplandor (Stanley Kubrick, 1980) y El Señor de Los Anillos: El retorno del rey (Peter Jackson, 2003), dos películas clave del terror, la acción y la fantasía contemporánea, sirven para recordar que más allá de los productos derivados, una parte de la mitología de La guerra de las galaxias sigue siendo clave en la historia del cine.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Lego Star Wars: Cuentos escalofriantes es fiel a la historia de La guerra de las galaxias y refresca parte de los relatos pasados. Puede que no se trate sólo de productos comerciales sino de una estrategia para cultivar las distintas historias. Resta ver cuánto dura esa etapa y cómo responde la audiencia a otras narrativas. Mientras tanto, esta película sacará alguna sonrisa aunque no resulte memorable.