Mientras que Samsung se encamina a cerrar el tercer trimestre con las mejores ganancias en sus últimos tres años, sufre una masiva venta de acciones, las cuales han perdido más del 3% en lo que va de octubre y acumulan una caída del 21% desde el máximo registrado el 11 de enero de este año.

La firma surcoreana encuentra un escenario complejo. Mientras que sus beneficios han aumentado cerca del 50% durante el último año, impulsados por la creciente demanda y el aumento de precio de los chips, los analistas pronostican que el auge de los semiconductores está por llegar a su punto máximo.

Esto se debe a varias razones que en un principio beneficiaron a Samsung, pero que ahora podrían estar volviéndose en contra. Una de ellas es que varios clientes, debido a la escasez de chips, aumentaron sus pedidos para abastecerse de componentes, pero en los próximos meses podrían reducir sus pedidos.

Precisamente, su negocio de los semiconductores, que se ubica detrás del gigante taiwanés TSMC, es el más lucrativo de la compañía. Enmarcado dentro de su división "Device Solutions", que en otra rama posee Samsung Display, lidera en el mercado de memorias para servidores, smartphones y otros dispositivos móviles.

Este panorama se presenta como un signo de alerta para muchos inversores que, según Reuters, han vendido acciones por un valor de 15.300 millones de dólares desde enero. Sin embargo, Bloomberg precisa que las calificaciones de los analistas para las acciones de Samsung sigue siendo alcistas.

"Alrededor del 93% de los 45 analistas que cubren las acciones tienen una calificación de compra o equivalente en Samsung, dos puntos porcentuales más que a principios de agosto", indica la reputada compañía financiera que analiza este tipo de panoramas.

¿Terminará perdiendo Samsung?

Crédito: Unsplash

A pesar del pronosticado punto máximo en el mercado de los semiconductores, las perspectivas a futuro de la compañía podrían ser prometedoras. El futuro alivio de la escasez de chips, la apuesta por la computación en la nube y las ventas de smartphones 5G podrían ayudarle.

Pero Samsung apuesta fuerte por este mercado. Por ejemplo con una nueva planta de chips en Estados Unidos. La compañía anunció a principios de año que invertirá 17.000 millones de dólares en las instalaciones de Texas que prometen convertirse en un modelo industrial "altamente competitivo".

Los nuevos procesos de producción podrían resultar en una reducción de costos y márgenes positivos para la rentabilidad. Pero, por lo pronto, Samsung anunciará los resultados preliminares del tercer trimestre el próximo viernes. Mientras tanto cotiza a la baja. Las acciones de Apple, por su parte, han ganado más del 9% desde el 11 de enero.