La escena inicial del episodio “Barbarians at the Gate” (1x04) de Fundación (David S. Goyer y Josh Friedman, desde 2021) es un ejemplo perfecto de cómo se puede aprovechar un ingrediente de la tecnología de la ciencia ficción con un propósito dramático, para causar un impacto seguro en los espectadores.

Y, con la voz en off narrativa, casi en el tono de una fábula, a la que ya nos hemos acostumbrado en la serie de Apple TV+, la clásica banda sonora de cuerda compuesta por Bear McCreary (Calle Cloverfield, 10) y un curioso corte que une dos ideas similares para despistarnos y, a continuación, sumirnos en un satisfactorio asombro con un giro muy oportuno, se intensifica su elocuencia cinematográfica.

Por otro lado, las imágenes con las que continúa la secuencia, bastante sugerente, además de su hermosura, lo que nos confirman es que Fundación ha entrado en la fase de fluir como un río audiovisual. Cosa que no resulta nada fácil de conseguir y que debemos agradecerle a la guionista Lauren Bello, que se estrena aquí tras haber sido asistente de David S. Goyer (El caballero oscuro) en Da Vinci’s Demons (2013-2015), y al veterano Alex Graves (El ala oeste de la Casa Blanca), que ha realizado el presente capítulo tras “The Mathematician’s Ghost” (1x03), segundo de los tres que, por lo pronto, sabemos que ha dirigido.

Haciendo ‘Fundación’ más compleja

Apple TV+

Otro aspecto de debemos señalar es que la historia de la decadencia del Imperio Galáctico quizá acabe revelándose de mayor interés que la del plan de la propia psicohistoria. Al menos, en esta temporada de Fundación. Y “Barbarians at the Gate” sirve para contextualizar más las razones múltiples de su caída, íntimamente ligadas a la esencia de su gobierno centenario y, por otra parte, a su brutalidad; y para comprender incluso ciertos gestos coincidentes que ya nos habían llamado la atención desde “The Emperor’s Peace” (1x01). Ambos aspectos elevan la complejidad conceptual de esta parte de la ficción de Apple TV+.

Pero la manera en que se reanuda el hilo de Términus logra generarnos una mayor curiosidad que en el episodio anterior. Sobre todo, gracias al mismo enigma que constituye el personaje de Salvor Hardin (Leah Harvey), por sus características personales únicas, que crecen durante este capítulo, más que a la trama específica que se desarrolla con la amenaza de Anacreonte.

Potentes conversaciones

Apple TV+

Los diálogos de los distintos enfrentamientos verbales están escritos con lucidez y nuestra atención de cinéfilos ávidos, en mayor medida si nos encantan las novelas de Isaac Asimov, sube varios puntos mientras suceden. Si una serie televisiva como Fundación hace de esta virtud un elemento habitual de sus episodios, puede llegar a ser fascinante en el mismo sentido que otras previas; House (David Shore, 2004-2012) o House of Cards (Beau Willimon, 2013-2019), las cuales, pese a su lejanía por los géneros en los que se encuadran al de la ciencia ficción, consiguen que sus propuestas dramáticas nos absorban.

Eso le gustaría mucho al escritor ruso-estadounidense si no le hubiésemos perdido en 1992. No debemos olvidar que se dedicaba a desenvolver la inteligente intriga de los libros de esta saga fundamental mediante sólidas, largas e insistentes conversaciones; y suponemos que eso podría contentar así mismo a los puristas intransigentes a los que les cuesta entender, por ejemplo, que el trabajo creativo de esta Fundación les pertenece a David S. Goyer, Josh Friedman (Terminator: Destino oscuro) y sus compañeros, no a Isaac Asimov.

Pero había que rematar la faena, de modo que Lauren Bello y Álex Graves terminan “Barbarians at the Gate” con un cliffhanger, y toda una semana disponible para que el público lo rumie con ganas antes de que sea resuelto en el siguiente episodio de la serie de Apple TV+, titulado “Upon Awakening” (1x05). Y no solo eso. También con una breve escena sobre un personaje principal sobre el que no sabíamos nada, quitando la voz en off, desde la última de “Preparing to Live” (1x02): la buena de Gaal Dornick (Lou Llobell). Bien hecho.