Las últimas semanas han sido una verdadera pesadilla para Facebook, que aún está tratando de reordenarse tras los cimbronazos más recientes. La caída global del lunes ha sido solo un mal trago si se la compara con la prensa negativa que recibe de forma consistente desde que comenzó la serie Facebook Files de The Wall Street Journal. Y a eso hay que sumar la reciente audiencia de Frances Haugen, la exempleada devenida en denunciante, en el Senado de Estados Unidos.

Y es evidente que las críticas están haciendo mella. Un nuevo reporte del citado medio indica ahora que Facebook frenaría el desarrollo de nuevos productos. La intención de Mark Zuckerberg y compañía sería enfocarse en afrontar "revisiones de reputación". Según WSJ, la finalidad de estos análisis sería examinar qué futuras críticas puede recibir la red social, y a la vez comprobar que sus plataformas no afecten negativamente a los niños.

Pero la decisión de la empresa no solamente afectaría a nuevos productos, sino también a cambios que se realizan sobre otros ya existentes. El caso más notorio ha sido el de la "pausa" al Instagram para niños, pero claramente hay planes menos publicitados que también se ha visto alterados.

Las críticas obligan a Facebook a replantearse el abordaje de su reputación

Photo by Alex Haney on Unsplash

Otro dato interesante, y también peculiar, es que algunos ejecutivos de Facebook habrían analizado demandar a Frances Haugen. La acusan de haber robado los documentos que filtró a The Wall Street Journal, y que también están en poder de los legisladores estadounidenses. Sin embargo, algunos ya habrían planteado que dicha actitud podría dañar aún más la ya pobre reputación pública de la compañía.

Si Facebook procede por la vía legal, podría considerarse una contradicción a la postura que adoptó durante la audiencia protagonizada por su exempleada. Recordemos que ayer la compañía emitió un comunicado donde minimizó el conocimiento y la injerencia de Haugen dentro de la red social.

Por lo pronto, la empresa parece estar ajustando ciertos detalles para evitar que más información interna llegue a manos ajenas. El informe de WSJ también indica que un equipo de Facebook ha sido destinado a estudiar todas las investigaciones que realiza la compañía; especialmente aquellas que podrían dañar su imagen en caso de salir a la luz.

Queda claro que lo que propone Facebook puertas hacia adentro es un control de daños. Esta vez la presión mediática y del público parece incluso mayor a la del escándalo de Cambridge Analytica. Y saben que no hay forma de escapar del escrutinio permanente, sin importar cuánto se propongan mejorar.

Además, la reciente audiencia en el Senado estadounidense ha sido el escenario ideal para que los legisladores fustiguen a Mark Zuckerberg hasta obligarlo a salir de la "madriguera". Al punto tal de que el propio CEO y fundador de Facebook publicó el mensaje que envió a todos los empleados de la compañía. Aquí un fragmento del final:

Sé que es frustrante ver que se caracteriza mal el buen trabajo que hacemos, especialmente para aquellos de ustedes que están haciendo contribuciones importantes en materia de seguridad, integridad, investigación y productos. Pero creo que, a largo plazo, si seguimos intentando hacer lo correcto y brindando experiencias que mejoren la vida de las personas, será mejor para nuestra comunidad y nuestro negocio. Les he pedido a los líderes de la empresa que durante los próximos días profundicen en el trabajo que hacemos en muchas áreas para que puedan ver todo lo que estamos haciendo para llegar allí.

Mark Zuckerberg

Mientras esta historia sigue su curso, queda claro que aún no se ha dicho la última palabra.